Acampe de organizaciones de Agricultura Familiar de zona oeste en reclamo de políticas públicas

Acampe de organizaciones de Agricultura Familiar de zona oeste en reclamo de políticas públicas

Las Organizaciones de Agricultura Familiar y Economía Social de Zona Oeste comenzaron hoy un acampe en las rutas 6 y 40 (Marcos Paz) que se extenderá

Comienza el Ciclo de Cine en Ituzaingó
El gobierno despidió a todos los trabajadores de la TDA
Cansados de la falta de respuesta, los alumnos del AUPI marchan mañana al Consejo Escolar

Las Organizaciones de Agricultura Familiar y Economía Social de Zona Oeste comenzaron hoy un acampe en las rutas 6 y 40 (Marcos Paz) que se extenderá hasta mañana, en reclamo de políticas públicas para el sector agropecuario y en repudio a los despidos en el Estado.

Graciela Borgna, perteneciente a las Organizaciones de Productores de la Agricultura Familiar y Economía del Oeste, compartió con La Ciudad un documento que elaboraron para dar a conocer la compleja situación que atraviesa todo el sector de la pequeña producción agropecuaria: “El aumento de las tarifas de los servicios públicos, los aumentos del combustible; la apertura de las importaciones de los alimentos de la agricultura familiar, la destrucción del mercado interno como consecuencia del crecimiento del desempleo y la caída del poder adquisitivo de los salarios, la dolarización de los precios de insumos, la supresión del Monotributo Social Agropecuario, van conformando un panorama desolador común a todas las producciones”, explican en el texto y agregan: “A todo lo anterior se le suma la reducción de la planta técnica de INTA, la disolución de numerosos grupos de Cambio Rural, que van dejando sin los instrumentos para la capacitación, desarrollo y crecimiento a cada uno de los sectores. Si bien lo producido por las familias agrícolas, según FAO, representa más del 60 por ciento de los alimentos que llegan a nuestras mesas, este sector se encuentra totalmente desprotegido, dejado de lado a la hora de diseñar políticas públicas que valoricen su importancia, reconozcan su conocimiento acumulado de generación en generación y prioricen su calidad artesanal por encima de modelos de producción industrial”.

El pedido central del acampe es que se implementen políticas públicas “que promuevan y potencien canales alternativos de comercialización en el marco de la Economía Social y Solidaria, donde los productores reciban el precio justo acortando las cadenas de intermediaciones que obtienen las mayores ganancias y que se reconozca al sector de la Agricultura Familiar como generador de productos de calidad, ya que las producciones se realizan en condiciones opuestas a los criterios de la industrialización de las fábricas de alimentos”.

Por Daniela Yacub.

COMMENTS