Colecta de sangre en el AUPI: ‘Detrás del miedo a donar hay de 1 a 4 vidas que estás salvando’

Colecta de sangre en el AUPI: ‘Detrás del miedo a donar hay de 1 a 4 vidas que estás salvando’

AUPI: Lxs alumnxs recuperan el Centro de Estudiantes en una gran elección
Cansados de la falta de respuesta, los alumnos del AUPI marchan mañana al Consejo Escolar
Los alumnos del AUPI eligen mañana al nuevo Centro de Estudiantes del colegio

Es muy bueno que con sólo tomarte media hora de tiempo puedas ayudar a otra persona, comenta Lucas, estudiante de 6to año en el Colegio Secundario N°5 de Ituzaingó (AUPI), luego de haber donado sangre para la colecta que se realizó en su escuela el jueves 10 de octubre para el Hospital Posadas y de haberse registrado como potencial donante de médula ósea.

Martín, otro de los jóvenes mayores de edad que participó de la donación, destaca la atención del centro de hemoterapia del Posadas. Todos te suelen decir que es complicado y la verdad es que son dos segundos. El equipo del Posadas te hace entrar en confianza, te guía, te instruye.

La iniciativa de realizar la jornada surgió por parte de Laura Carbajal, profesora de biología y ex voluntaria de Bonaerenses hasta la médula, y luego la extendió hacia las autoridades y el cuerpo docente. Una vez aprobadas las autorizaciones para llevarla a cabo, entre profesores del establecimiento y el equipo de hemoterapia del Posadas dieron charlas a lxs estudiantes para concientizar sobre la importancia de donar y se convocó a lxs mismxs a formar parte de la organización, a través de la difusión, decorado del colegio y demás actividades.

La respuesta de lxs jóvenes fue muy positiva, ya que se prendieron en seguida y dieron una mano, tanto lxs mayores de 17 años, quienes pueden donar con autorización de sus padres, como lxs menores, que por requisitos no pueden donar, pero colaboraron desde su lugar.

Los que no pudieron donar ayudaron con la comida (para los momentos previos y posteriores a la extracción), la decoración y compartiendo por las redes sociales las imágenes que hicimos, cuenta Valentina, estudiante de sexto año. Se sumaron un montón de chicos de 16 y más chicos también, los cursos de 12, 13 eran los que más querían donar, agrega la joven.

La colecta se realizó para el banco de sangre del Hospital Posadas y, además, quienes estaban interesadxs podían inscribirse como potenciales donantes de médula ósea, para lo cual se les practicaba una pequeña muestra que luego sería analizada molecularmente por el INCUCAI y sumada a la base de datos para estudiar su compatibilidad con la de pacientes demandantes de las células madres, denominadas hematopoyéticas, que se hayan en la médula.

Fueron 60 las personas preinscriptas para donar y dio una mano durante la jornada y previo a ella, en la promoción, la ONG Bonaerenses hasta la médula, cuya principal tarea es concientizar sobre la donación de médula ósea.

También estuvieron presentes los Hospipayasos, quienes contagiaron mucha alegría durante la jornada y alentaron a los donantes, transmitiéndoles seguridad, como así también a lxs estudiantes más chicxs o profesores que por diversos motivos no pudieron colaborar.

Cuando esto empezó a gestarse no teníamos idea de la magnitud, y en el día de hoy estoy muy entusiasmado de pensar que se puede volver a realizar en la escuela, expresa Ariel Giordano, profesor de biología que, junto a Laura Carbajal, Jacqueline Berdún y Cristian Davio, se encargaron de promover la campaña en el colegio. Entre los cuatro presentaron el proyecto ‘Donar vida en la escuela’, el cual fue aprobado con la intención de organizar una colecta por año.

Es muy emocionante la experiencia, agrega el profesor. Ver cómo los chicos se movieron, las cosas que hicieron, cómo están prendidos en esta cuestión que es realmente importante. Cuando hablamos de sangre, suele dar miedo y todas esas cosas, y lo que se vivió acá fue realmente una fiesta.

Incluso, hubo muchos profesores o maestras jardineras que se acercaron durante la colecta desde otros colegios para preguntar y saber cómo organizarla dentro de su escuela. Nos pidieron los teléfonos de los integrantes de Bonaerenses y también pasó la vicedirectora del colegio Nuestra Señora del Pilar, donde van a tener su propia colecta el 30 de noviembre, comenta Jacqueline, profesora de Inglés en el AUPI y voluntaria de Bonaerenses hasta la médula. No sólo es la gente que está donando sangre, sino toda la conciencia que se genera, toda la energía positiva que se mueve de esto, que es salvar vidas, señala.

Las personas que formamos parte de Bonaerenses, en su mayoría, tuvimos una situación que nos hizo acercarnos. En mi caso, se trató de un compañerito de mi hijo de jardín que se llamaba Valentín Sciascia, cuenta Jacqueline a partir de su experiencia. Valentín tenía cinco años y padecía de Leucemia linfoblástica aguda. Necesitaba trasplante de médula ósea, le agarró una recaída y después falleció.

A partir de ahí, desde que tomé conocimiento del caso, empecé a difundir y me pareció fundamental aportar mi granito de arena. Dije ‘de acá para siempre tengo que aportar mi granito de arena y poner mi corazón para salvar una vida más’.

La voluntaria de Bonaerenses se registró en el 2014 y aún está esperando que la llamen para donar médula, ya que para dar con el paciente que requiere de las células madres, es necesario que haya un 100% o cerca del 100% de compatibilidad.

Les pedimos a las personas que se concienticen, solicita Jacqueline. A veces da miedo la aguja y demás, pero como contaron los chicos de 17 y 18 años, ellos fueron valientes y se animaron. Si ellos pudieron donar, hay que romper esos miedos, porque detrás de ese miedo hay de una a cuatro vidas que estás salvando.

Por Julián Tagliaferro

COMMENTS

DISQUS: 0