En un confuso episodio la policía tucumana mató a un chico de 11 años

En un confuso episodio la policía tucumana mató a un chico de 11 años

Un niño de 11 años que iba de acompañante en moto con un amigo fue asesinado de un balazo en la nuca luego de que la Policía de Tucumán los intentara

Madre Tierra: más de 25 años trabajando por el barrio Pachamama en Villa Udaondo
Ituzaingó: entre el 10 de diciembre y el 10 de enero, no se cobrará el estacionamiento medido
Ayudemos a Vicky, entre todos podemos lograrlo
Sonrisas Solidarias convoca a participar de su misión de fin de año

Un niño de 11 años que iba de acompañante en moto con un amigo fue asesinado de un balazo en la nuca luego de que la Policía de Tucumán los intentara detener por “circular de forma sospechosa”.

El conductor, un chico de 14 años, terminó con una herida leve en la cabeza causada por la bala que salió por la frente su amigo fallecido. Para Matías Lorenzo Pisarello, de la ONG Abogados del Noroeste en Derechos Humanos (Andhes), este hecho ocurrido en la madrugada de ayer se trata de un caso de “gatillo fácil fogoneado por la doctrina Chocobar”, que en Tucumán produjo al menos cuatro víctimas de casos similares en lo que va del año.

Como siempre en estos casos, hay dos versiones. La oficial, publicada en la web del gobierno tucumano, relata que en la madrugada de anteayer “Motoristas del 911” que  patrullaban por la zona del parque 9 de Julio divisaron a tres motocicletas que, para la mirada policial, “circulaban de forma sospechosa”. Cuando los agentes “iniciaron la persecución”, los jóvenes habrían comenzado a “hacer disparos con armas de fuego” y eso fue “lo que obligó al personal policial a repeler la agresión”.

La versión de Juan, el chico de 14 años sobreviviente de ese hecho, sostiene lo contrario. En su relato a la fiscal Adriana Giannoni contó que él y su amigo fallecido, Facundo Burgos, volvían de una picada de motos que se corre en una vieja terminal de colectivos, cuando se les cruzaron tres motos perseguidas por policías. Al llegar al cruce de Avellaneda y Río de Janeiro, su amigo cayó baleado y él herido en la pierna y en la cabeza.

Burgos fue trasladado al Hospital Padilla, donde murió a las 4:30 de la madrugada producto del proyectil le dejó un orificio de entrada y otro de salida. Los peritos tratan de determinar de qué arma provino el disparo. Juan quedó detenido durante varias horas hasta que su defensa presentó un hábeas corpus.

 

COMMENTS