Desbaratan una banda de secuestradores que vivía en pleno centro de Ituzaingó

Desbaratan una banda de secuestradores que vivía en pleno centro de Ituzaingó

Hace unas días, la policía de la provincia de Buenos Aires desbarató una banda de secuestradores que vivían en una vivienda alquilada en pleno centro

Las farmacias amenazan con suspender la venta de medicamentos a jubilados a partir de mañana
¿Conocías estos efectos al dejar de consumir bebidas alcohólicas?
La Provincia autorizó la reutilización de los transformadores eléctricos contaminados con PCB

Hace unas días, la policía de la provincia de Buenos Aires desbarató una banda de secuestradores que vivían en una vivienda alquilada en pleno centro de nuestra ciudad, sobre la calle Fragio al 500 entre Alvear y Laprida. La casa era alquilada a través de una inmobiliaria y los dueños desconocian el origen de los inquilinos.

 

Una banda era comandada por dos hombres conocidos como “Toto” y “Aldo”, fue desbaratada tras múltiples operativos, acusados de capturar en el mes de diciembre del año pasado, a un comerciante de Campana en la localidad de Haedo y liberarlo, luego de varias horas tras el pago de un rescate.

Todos están imputados en este secuestro por el cual se inició la causa, pero los detenidos tendrían antecedentes por robo automotor”, dijo uno de los investigadores, quien aclaró que “aparentemente al comerciante le quisieron robar el vehículo pero luego vieron la chance de un secuestro y le pidieron dinero a su esposa”.

De acuerdo a la investigación judicial, los apresados están directamente vinculados al secuestro extorsivo de un hombre de 46 años, comerciante de Campana, quien fue abordado por los sujetos el pasado 13 de diciembre en ruta 25 y Acceso Oeste, de Haedo y lo arrojaron de un auto en movimiento tras el pago del rescate en la Autopista del Oeste.

“Los delincuentes llamaron a la esposa y ella pagó el rescate”, dijo otro de los jefes policiales que intervino en la investigación.

 

COMMENTS

DISQUS: 0
Si queres recibir noticias en tiempo real, mandanos un OK