El jugador que soñamos, La AFA que no merecemos

El jugador que soñamos, La AFA que no merecemos

Argentina es uno de los países más futboleros de mundo. Además tiene la suerte contar en sus filas historicas con jugadores de la talla de Alfredo Di

Estela de Carlotto “La nueva nieta recuperada se encuentra feliz de saber la verdad”
Vergüenza: en el barrio donde murió Romelia todavía hay 12 familias sin luz:
Renunció el director de infraestructura escolar de la Provincia de Buenos Aires
Un debate que mostró a los candidatos locales frente a frente

Argentina es uno de los países más futboleros de mundo. Además tiene la suerte contar en sus filas historicas con jugadores de la talla de Alfredo Di Stefano y Diego Maradona. También cuenta con el mejor de estos tiempos: Leo Messi. Pero esto se contrasta con lo que hace años no puede lograr: Un proyecto serio en su federación, solo con los genios no alcanza.

¿Cómo una ¿Potencia? Puede dejar pasar una situación tan favorable? Sería un buen disparador. En los últimos 10 años Lionel Messi se ha convertido en el mejor jugador del siglo 21, pero su mayor logro no fue conseguirlo sino mantenerlo a lo largo de esta década. Y aún con 31 años puede seguir con su brutal marca de goles, records y títulos individuales, como también colectivos. Basta con salir de la frontera Argentina, recorrer portales, medios gráficos o audiovisuales, para entender lo que significa el 10 a lo largo y ancho del planeta. Quizás su personalidad introvertida no hace de cada entrevista o post partido el ruido que por ejemplo hacen las de su némesis futbolero contemporáneo: Cristiano Ronaldo. Pero en fin, es sin dudas ese jugador que cualquiera quisiera tener de su lado, con su camiseta y disfrutar cada semana con su equipo o cada tanto con la selección de su país. Quizás es el prototipo de potrero que solo en estas tierras se ve, porque en palabras de Cesar Luis Menotti “Un Messi no podría jamás nacer en Alemania”. Esa figura de héroe deportivo suelen verse cada muchos años y es muy difícil que se repita en el corto plazo. Para lamentar queda el sabor amargo de no poder verlo con una medalla de campeón en equipo mayor de la albiceleste, pero no se puede negar que es el pibe que se sueña con la 10 en la espalda desde que entendes este juego.

Por otro lado está Asociación del fútbol Argentino. Que en los últimos 10 años como contraste a Leo solo ha logrado chocar una y otra vez los proyectos deportivos, si es que hubo alguno serio en la última década. Siete directores técnicos, cuatro presidentes (Si se entiende que Armando Peréz también lo fue, con la comisión normalizadora de la FIFA). Entre las cantidades de entrenadores y directivos se batieron records que nada tienen que ver con los que el capitán de la selección lograba, mientras aquí la falta de transparencia y trabajo se adueñaba de todo. Pero no solo el equipo nacional sufría por ello, los clubes también padecieron de todos estos malos manejos institucionales: Crisis económicas, distintos formatos de competencia y la falta de coherencia para armar una liga atractiva, que le permita a todos crecer. ¿Qué se esperaba después de todo esto? ¿Salir campeón de mundo en Rusia? Ni por asomo, solo es la AFA que hay por hacer todo mal y guiarse por el éxito inmediato, en vez del trabajo sostenido en el tiempo que al final te paga con creces.

Queda claro que con solo soñar no alcanza, sino se sostiene un trabajo serio en el tiempo. En búsqueda de lograr resultados a corto plazo no se puede pensar en proyectos, eso que tanto se necesita para mejorar las estructuras de las selecciones nacionales sub 13, 15, 17 y 20. Así como también que eso se refleje en la mayor. Con que nazca un genio en esta tierra no basta, si la federación es la que ese crack no merece tener.

Por Mauro Paré. 

COMMENTS