El unipersonal “Liviana Como una Ballena”, se despide de los escenarios

El unipersonal “Liviana Como una Ballena”, se despide de los escenarios

Luego de recorrer varios teatros, “Liviana Como una Ballena”, cerrará su ciclo con una función  en Aluperan Artes de Circo (Viamonte 160, Ramos Mejía)

Pablo Picotto en Ituzaingó
Entrevista a Ezequiel Campa: “Soy yo todo el tiempo.”
RESIDUAL en La Ciudad
Alberto Descalzo: “Ituzaingó debe seguir creciendo en armonía”

Luego de recorrer varios teatros, Liviana Como una Ballena”, cerrará su ciclo con una función  en Aluperan Artes de Circo (Viamonte 160, Ramos Mejía), el viernes 14 de septiembre a las 22 hs con un espectáculo para todo público y a la gorra.

La obra de Romina Mendozi, Liviana Como una Ballena”, cuenta la historia de una mujer que se enfrenta a sus propios miedos, se interpela y se enfrenta a su propia sombra. Tropieza y danza la incomodidad de aquellas cosas que la limitan para finalmente desprenderse de los mandatos pre-establecidos y hallar así la esencia que la vuelve dichosa y auto-descubrirse.

La dramaturgia del unipersonal está dirigido por Valeria Maldonado y realizado por Romina Mendozi, quien en diálogo con La Ciudad detalló: “A mí me surgió el deseo personal de generar un material creativo con el objetivo claro de comunicar desde lo poético una pieza incorporando la mixtura de disciplinas que me acompañaron durante toda mi formación artística como la danza, la acrobacia, el clown y el teatro“.

“Junto a la directora, Valeria Maldonado, y a partir de una previa elección de la temáticas de las cuales se querían hablar, se investigó y exploró mediante improvisaciones a partir de las cuales se dio una estructura de escenas”, agregó. Asimismo, la directora de arte, Julia Izaguirre, se encargó de la estética y Juan Barallobres compuso toda la música original de la obra.

“Liviana Como una Ballena”, trata varias temáticas como los mandatos, el género, los miedos, las ataduras que no dejan avanzar, a través de un lenguaje poético y no verbal. Utilizan varias técnicas que van del clown, la acrobacia, la danza, el teatro hasta la música combinándolas de una forma innovadora.

Frente a ello, la actriz expresó: “Creo que el mayor aprendizaje que me llevó es concebir una obra no sólo desde la técnicas que forman parte de mi tránsito como artista, sino desde una perspectiva integral de producción y de la articulación con otras miradas la dirección y la asistencia de dirección”.

Paralizada frente a su público una cantante desafía sus obstáculos, se enfrenta al peor espectador, su sombra, danza la incomodidad, tropieza y se suelta de lo que la limita, para así hallar la esencia que la vuelve dichosa.

“Mi personaje es una mujer que vivencia con intensidad sus vínculos y también sus experiencias, que se libera y está en la búsqueda permanente de una identidad, la propia. Coexisten en mí, la permanente transformación y aprendizaje como artista en cada función y responsabilidad de ser fiel a esta hermosa obra que junto a Valeria creamos y de la cual estamos convencidas que es totalmente genuina”, explicó Romina.

La actriz afirmó que los artistas confían e impulsan cada vez más las producciones teatrales mediante la autogestión y que en particular esta obra cuenta con el apoyo del Instituto Nacional de Teatro y de Proteatro. “El público recibe estos esfuerzos de parte de las compañías de manera muy positiva e incluso apoyan como espectadores asistiendo a las funciones en un permanente aprendizaje de valorar estos esfuerzos”, manifestó.

Más tarde, añadió que el fluir de un trabajo de equipo es primordial para la concreción de un proyecto con las cualidades y características de este tipo de obra. “La obra está dirigida a todo público, invita a sentir proponiendo interpretaciones abiertas haciendo que el espectador escuche su propia voz interna, invitando también a atravesar la vida con poco equipaje aún cuando esté llena de obstáculos. Es muy probable que hagamos algo diferente para fines de octubre que todavía no podemos adelantar”, concluyó.

Romina Mendozi, comenzó sus estudios de danza a los 5 años, pasando por el ballet clásico, la danza contemporánea y español. Durante su adolescencia estudió en la Escuela Nacional de Danzas e incursionó su paso por la comedia musical donde su primer acercamiento a la disciplina del teatro y la acrobacia. Luego, estudió acrobacia en algunos centros culturales barriales y escuelas de circo formales.

Algunas de las obras que trabajó son: “Amoratados, Desencuadres Amorosos en Cuadros de Baile”, dirigida por Claudio Albornoz y Daniela Pérez; “Exit, Salí por la Puerta que Quieras…” de la Cia Hecatumbe, dirigida por Irina Esquivel. Además, realizó varias performances de danza acrobática en La Rural, en el Cultural Gral. San Martin, en el Centro Cultural Adán Buenos Aires, en el Teatro de la Comedia, en el Centro Cultural Rojas y en UBArte Mixta en la Facultad Ciencias Económicas.

Como docente trabajó en el Programa “Vacaciones en la Escuela” de colonias de verano en CABA, y actualmente se desempeña como docente de acrobacia aérea en distintos espacios y clubes de zona oeste, y en el área de danza y circo en el Programa de Club de Jóvenes y Chicos.

 

Por, Belén Medina.

COMMENTS