Edificios de altura en Ituzaingó: falta de control en las normas de seguridad contra incendios y nula prevención

Edificios de altura en Ituzaingó: falta de control en las normas de seguridad contra incendios y nula prevención

Mientras los emprendimientos edilicios en nuestra ciudad avanzan a paso agigantado y florecen los edificios en altura, un tema no menor, preocupa a mu

Por primera vez el municipio entregará los premios “Memoria Verdad y Justicia”
Patricia Bullrich ya encontró quien la defienda en la televisión
El 21 de enero vence el plazo: pasos para recategorizar el Monotributo
Otra vez pierde nuestro Municipio

Mientras los emprendimientos edilicios en nuestra ciudad avanzan a paso agigantado y florecen los edificios en altura, un tema no menor, preocupa a muchos vecinos, sobre todo en esta época del año: Los incendios.

En enero de 2018 quedó evidenciado en uno de los edificios construídos en Ituzaingó la falta de cumplimientos respecto a las condiciones de emergencia. Se trató del consorcio ubicado en Olazábal 1044 que tuvo un incendio a partir de una falla en el suministro energía eléctrica.

El edificio que administra la empresa Mansini contaba todavía con el tablero eléctrico de obra, que cuenta con abastecimiento limitado para materiales de construcción como montacargas o mezcladoras. Ocupado por familias y en época veraniega donde el uso de aires acondicionado demanda de un gran consumo de energía, el tablero recibió una sobrecarga. Ubicado en el subsuelo del edificio, al lado del estacionamiento, no fue lo único que se incendió sino también se incineraron alrededor de 15 puertas placa que estaban guardadas en el cuarto de electricidad. El humo comenzó a acceder por la torre y a ingresar a los departamentos.

Los bomberos voluntarios de Ituzaingó llevaron adelante el plan de evacuación y lograron sacar del condominio a los habitantes con profesionalismo. El cuerpo médico, presente a través de las ambulancias, atendió a niños y algunos adultos afectados por el humo y realizó tareas preventivas ante el stress ocasionado por el siniestro. Por suerte el accidente no había generado mayores daños.

Sin embargo, a los pocos días los vecinos denunciaron ante la empresa que administra el edificio las graves faltas en cuestiones de seguridad. Pues, la torre no contaba con detectores de humo ni alarma contra incendios elemental para resolver el accidente con mayor tiempo de anticipación, ni otras medidas que hubiesen facilitado el rescate, como luces de emergencia, señalética de las salidas disponibles, ni el procedimiento de evacuación que debe ser de conocimiento obligatorio para el personal de trabajo del edificio.

Por otro lado, se manifestaba el incomprensible error de que el edificio fuera habitado con el suministro de energía de la obra, en vez de ser reemplazado por uno de mayor carga que correspondiese a la demanda del factor ocupacional.

Es entonces que ante las distintas fallas, se reconocen varios organismos controladores por las cuales pasan por delante más de un error. El primero de los responsables es el arquitecto a cargo del emprendimiento, que es quien propone el plan de construcción y responde por cada una de las decisiones de la obra. Luego vienen los entes reguladores que son la dirección de obras particulares de la Municipalidad de Ituzaingó, encargada de aprobar planos y pasos previos a la edificación, el profesional de seguridad e higiene, a cargo de constatar cada una de las normas de prevención y seguridad, y ante el control del suministro de energía, la empresa proveedora del servicio de luz, en este caso, Edenor.

Los edificios residenciales deben cumplir con diversas normas de seguridad y protección en contra de incendios y otros tipos de accidentes. La Ley que regula las medidas necesarias para los comercios, industrias y consorcios en nuestro país es la de Seguridad e Higiene (19.587). La misma fue sancionada en 1972 y cuenta con un capítulo de protección contra incendios que a través de 27 artículos detalla cómo deben ser establecidas cada una de las medidas de control y prevención a partir de los diversos factores. Además, al capítulo en cuestión lo acompaña un anexo firmado en 1979 (Decreto 351/79) que amplía sobre definiciones específicas y cálculos de los diversos riesgos.

 

Bomberos Voluntarios de Ituzaingó: 

Cada sede de bomberos voluntarios cuenta en su área técnica con un profesional de Seguridad e Higiene que entra en la libre competencia de quienes relevan las condiciones previas de diversos tipos de establecimientos. La Ciudad dialogó con el Licenciado Miguel Moreno, encargado en Bomberos Voluntarios de Ituzaingó de dicha tarea y con Ricardo Damonte, histórico presidente de la Asociación de Bomberos Voluntarios de nuestro distrito y hoy secretario de finanzas de la institución, para tratar sobre el cumplimiento de las condiciones antisiniestrales en el distrito, particularmente en los edificios residenciales.

¿Cuál es el marco jurídico que regula las condiciones de seguridad en los edificios de altura?

Miguel: En provincia de Buenos Aires salvo algún que otro distrito la legislación de aplicación es la Nación. La legislación nacional a través de lo que es Ley 19587 del año 1972 dictamina a través de su decreto 351/79 todas las condiciones de seguridad que rigen para las distintas series de establecimientos. Nosotros nos enfocamos de lleno en todo lo que tiene que ver con seguridad antisiniestral, el tema prevención de incendios y medidas de evacuación. En algunos municipios hay ordenanzas que para este tipo de cosas dicen “refiérase a tal legislación”. Hasta donde yo conozco, Ituzaingó no tiene una ordenanza que diga “refiérase a tal legislación”, entonces la que afecta es la legislación nacional.
A través de la legislación nacional para todo establecimiento, no solo para un edificio de viviendas, dictamina condiciones de construcción, condiciones de situación en donde se sitúa las condiciones que debe cumplir, y las condiciones de extinción con las cuales debe contar de acuerdo al tipo de actividad..

¿Y la etapa anitisiniestral es regulada por algún ente que te nuclee como profesional de Seguridad e Higiene?

Ricardo: Miguel hace su trabajo para bomberos, y bomberos presenta la documentación, con todo en orden, al municipio que es quien lo exige y después lo tiene que fiscalizar. En esta respectiva inspección tiene que aprobarlo o no. También puede venir uno de afuera que dé un informe antisiniestral que no es el correcto. Y ahí puede haber connivencia, es decir, soborno.

Miguel: Digamos que la etapa de seguimiento cierra su círculo una vez que un profesional de su visto bueno respecto al lugar y luego la fiscalización certifique que realmente es así.

¿Cuál es el modo que tienen ustedes desde Bomberos Voluntarios para proceder en las mencionadas etapas antiniestrales?

Miguel: Nosotros en los informes antisiniestrales que hemos elaborado para los edificios de Ituzaingó, que no son todos, lo que hemos realizado lo podemos llegar a basar en dos cosas, solamente el proyecto o el proyecto más la edificación existente. Tenemos los dos casos. Cuando un constructor va a desarrollar un emprendimiento inmobiliario y viene con el proyecto, en ese caso, en base a la información que nos proporcionan elaboramos el informe. Nos basamos en lo que pide la Ley para las condiciones que tiene que cumplir ese edificio. Si es solamente para viviendas, viviendas y oficinas, edificios de tipo comercial e industrial, entonces en base al destino, la misma Ley ya te dice cuáles son los aspectos que tiene que cumplir.

Establecemos lo que es el cálculo de cara de fuego. De manera estimativa determinamos el contenido que puede haber dentro de cada departamento, a cada departamento por cada piso sumamos el potencial extintor, cantidad de matafuegos que tiene que haber, determinamos lo relacionado a la señalización, todo lo que tiene que ver con iluminación de emergencia, con seguridad eléctrica y con seguridad edilicia. Me ha pasado casos de edificios en Ituzaingó que he visto, que ya estaban construídos.

Sobre los cuáles vos no tuviste la inspección previa, digamos…

Miguel: O el edificio fue construido sin inspección previa, sin inspección en base al proyecto. Todo lo que tenga que ver con sistema de detección, osea, si en un departamento vos tenés un foco de incendio y tenés la propagación de humo tiene que haber un sensor que te avise, todo eso lo informamos a través de un estudio, normalmente un informe técnico, informándole al constructor cuáles son las condiciones que tiene que cumplir su edificio. Después, si el edificio está construido será cuestión de ponerlo a punto con lo que está nombrado en el informe. Puede llegar a estar construido sin haber tenido una inspección previa.

¿Y cómo es que se llega a ese punto?, ¿No hay un reglamento que exija a los edificios antes de su construcción a cumplir con los planes de emergencia?

Miguel: Estimo que es algo que dictamina * la jefatura de Obras Particulares. El constructor va a Obras particulares y le presenta el proyecto. Obras particulares le debe decir ‘bueno, me diste el proyecto, primero necesitás un informe antisiniestral antes de poner el primer ladrillo’. Pero ha pasado que han venido constructores con el edificio ya hecho y con gente adentro viviendo.

¿Consiste de algunos pasos más el informe técnico?

Miguel: Por último, está la etapa final que es cuando el edificio está construido y tiene volcado en la construcción todas las condiciones que están establecidas en el informe técnico que elaboramos. Ahí nos vuelven a contactar y yo vuelvo al lugar a constatar que esté llevado a cabo todo lo que mencionamos en el informe. Una vez que certificamos eso emitimos el informe de aprobación final de verificación.
En el informe que entregamos se menciona lo que es el cálculo de factor de ocupación, que es la ecuación entre actividad, metros cuadrados y cantidad de salidas disponibles. Generalmente para el cálculo de factor de ocupación, consideramos el edificio con ocupación plena en todos los departamentos más un 50% de personas en todos los departamentos, osea, siempre tratamos de considerar la peor situación. Entonces, al momento de evacuar consideramos que están todos los departamentos llenos y encima todos tienen visita.
Entregamos junto con el informe un procedimiento de evacuación, el básico, más que todo para que sea de conocimiento del personal que trabaja en ese edificio. Los encargados, el personal u oficial de maestranza y demás, tienen que tener nociones de cómo actuar durante una situación de emergencia, una grilla que contiene los teléfonos de emergencia y por último un plano del proyecto señalizado con la ubicación de cada matafuegos, de cada carpeta de sanidad, de la cochera, los baldes de arena, las bocas de conexión entre lozas para pasar la manguera de arriba hacia abajo. Todo ese tipo de cosas acompañan a la información técnica que es el informe.

¿Vos estás al tanto de cuáles son los edificios que no están controlados?

Miguel: No, porque esa información no la tengo, no tengo contacto con esos edificios. Acá viene el constructor, derivado por obras particulares y una vez que viene, recién damos en contacto con él. Pero los que no fueron enviados acá no lo podemos saber…

Ricardo: Nosotros nos enteramos de las falencias porque no hay intervención.

Luego de estrenado un edificio, ¿cuáles son los requisitos de mantenimiento y cómo son controlados?

Miguel: El informe de aprobación que nosotros emitimos, el informe final de Bomberos tiene duración de un año. Osea que en teoría, y te resalto la palabra en teoría porque no siempre sucede, una vez por año, el mismo constructor, consorcio de propietarios, administradores y demás, deberían estar solicitando que nosotros volvamos al lugar a verificar. Dejamos escrito de forma digital en el informe final: Tiene validez de un año.

Pero no tienen manera ustedes de acudir antes del año para renovar el informe…

Ricardo: Nosotros no tenemos rol de policía. El rol de policía lo tiene Obras Particulares. O no sé quién será después, inspección general, algún ente municipal tiene la obligación de hacerlo. Mientras no cambien las condiciones, porque si yo agarro y en el primer piso, por ejemplo, lo tiro y pongo un boliche bailable no sirve lo que había hecho, tengo que recurrir a la Policía, aprobar eso es otra cosa, cambió el uso.

¿Y cuánto se cumple el hecho de volver a tener el control de renovación antes del año?

Miguel: A nivel edificios te dirían que no cumplen. Hay edificios en los cuales nuestro trabajo terminó en la entrega del informe técnico, y nada más. Edificios a los cuales les entregamos el informe técnico, solicitaron el informe final y le emitimos el certificado de aprobación final, una vez y nada más.

Osea que prácticamente ningún edificio lo vuelve a solicitar…

Miguel: En 12 años que estoy acá en este trabajo, no recuerdo ninguno que haya venido más de una vez a solicitar la renovación del informe.

¿Es el único tipo de establecimiento que no lo hace o hay otros que tampoco?

Miguel: Hay un determinado dicho popular que dice que determinadas personas son ‘hijos del rigor’, cuando se los piden lo renuevan. Muchas veces si no se los pide nadie, se quedan tranquilos de que no vienen los solicitantes. Solicitando una renovación de informe final ellos se garantizan que alguien de Bomberos va y recorre todo el lugar para ver cómo andan las condiciones, de manera anual.

¿Algún aporte más que crean necesario agregar?

Ricardo: Yo agregaría que sería importante que haya compromiso desde la autoridad de aplicación de las leyes, que en este caso es el Municipio, que tiene el lugar de Policía para que las normas de seguridad se cumplan. Hay que prevenir, no esperar a que venga el siniestro.

No sé cómo está la situación actual, la desconozco. Uno siente que después de un hecho, como sucedió este incendio (por el edificio de Olazábal) que hizo mucho room room, que las autoridades pisaron acá y todo, no sé si por ahí se despabilan. Porque estaba bloqueada la seguridad antisiniestral, hay un antes y un después de Cromañón, eso cambió mucho las cosas. A veces hay un tiempo de inercia y después se van relajando hasta que suceda otra catástrofe.

Miguel: Totalmente anormal. Yo por mi actividad ejerzo de alguna forma en todos los campos, y cuando tenés, por ejemplo, un derrumbe en una obra con muertos, todo el mundo visita la obra. Todo el mundo me refiero a organismos de control.

Como ocurre con las escuelas públicas, que controlan si tienen escapes de gas o fallas eléctricas a raíz de la tragedia que sucedió en el colegio de Moreno…

Miguel: Lamentablemente, no te digo que sea en todos los ámbitos, pero mayormente como país funcionamos así. Es triste, pero cuando hay bajas humanas ahí salimos a hacer lo que correspondía hacer hace muchos años.

*La Ciudad intentó comunicarse con el área de Obras particulares del Municipio de Ituzaingó y no tuvo respuesta alguna

Por Julián Tagliaferro

COMMENTS