Gas y luz: sálvese quien pueda

Gas y luz: sálvese quien pueda

El Ente Nacional Regulador de la Electricidad (Enre) detalló que para el 90 por ciento de los usuarios residenciales de Edenor y Edesur el ajuste será

Sin respiro: desde el domingo aumentan el gas (40%) y el transporte (12%)
Aumentan el gas envasado: en Udaondo una garrafa de 10 kilos podrá costar hasta 350 pesos
Tormenta de aumentos en Agosto: suben la luz, el transporte, las naftas, los DNI y los pasaportes
Colectivos: Entre febrero y Junio aumentará el 67 % el boleto de colectivo

El Ente Nacional Regulador de la Electricidad (Enre) detalló que para el 90 por ciento de los usuarios residenciales de Edenor y Edesur el ajuste será de hasta 39 por ciento, mientras que el 10 por ciento restante afrontará subas de hasta un 47 por ciento. Además, se adelantó que el 1º de febrero, en menos de tres meses, habrá un nuevo incremento que será de un 18 por ciento para el 90 por ciento de los usuarios y de hasta un 28 por ciento para el 10 por ciento restante. También se incrementarán las exigencias para acceder al premio por ahorro. Estas nuevas subas llegan luego de que la tarifa eléctrica de los hogares haya tenido que afrontar un aumento desde diciembre de 2015 que osciló entre 800 y 1200 por ciento.

Según los ejemplos que el ente regulador puso a disposición para la audiencia, un hogar que consume 325 kwh al mes pasará a pagar en diciembre 450 pesos sin contar la carga impositiva, que, en el caso de un usuario de Edesur de la Ciudad de Buenos Aires, incluye un 21 por ciento de IVA, un 6,3 por ciento de contribución municipal y un 0,6 por ciento del Fondo de Santa Cruz. Con impuestos, la factura podría llegar a cerca de 576 pesos por mes. A su vez, a partir del 1 de febrero por ese mismo consumo deberá desembolsar 530 pesos sin impuestos, un 17,7 por ciento más por sobre los 450 pesos que regirán desde diciembre. Con un 28 por ciento aproximado de tributos, esa factura se iría a 680 pesos mensuales. Como los cuadros tarifarios recién van a estar disponibles días antes de la entrada en vigencia del ajuste, por ahora solo se cuenta con los ejemplos que ofrece el Gobierno.

Ni los que ahorran se salvan del tarifazo

La novedad ahora, es que se incrementaron las exigencias para acceder al premio por ahorro. Hasta ahora, con un ahorro del 10 al 20 por ciento en el consumo con relación a igual período de 2015, a los residenciales se les considera un precio mayorista de la electricidad de 480 pesos por MWh en vez de 640 pesos, y si el ahorro es mayor al 20 por ciento el precio considerado para el cálculo es de 320 pesos por MWh. A partir de diciembre, en cambio, sólo obtendrían una bonificación del 10 por ciento los que reduzcan su consumo un 30 por ciento respecto del mismo período de 2015, una vara muy difícil de superar, según denunciaron ayer los defensores del pueblo de las distintas jurisdicciones y los representantes de las asociaciones de consumidores.

Los que menos gastan, más aumentos. La tarifa social será mas acotada.

Tras el anuncio del Gobierno donde las tarifas de gas residenciales subirán 45% en promedio a partir de diciembre. Ahora, el Gobierno propone limitar los alcances de la tarifa social.

Con respecto a la suba del gas, la categoría de menor consumo será la más perjudicada al tener que enfrentar un aumento promedio de 58%Estas subas impactarán sobre boletas que en el último año treparon un 400% en promedio para los hogares y se espera que en abril del próximo año vuelvan a aumentar en un 30%.

Desde diciembre, si prospera la propuesta oficial, el Gobierno busca limitar los alcances de la tarifa social que concentra a los sectores económicos más vulnerables. De esta manera, no se bonificaría todo el consumo de gas, sino un bloque determinado. 

Hasta ahora, las familias que tenían ese beneficio sólo debían pagar por los servicios de transporte, de distribución y los impuestos de cada factura, mientras que el consumo del gas en sí mismo estaba enteramente subsidiado por el Estado. 

La tarifa social alcanza en la actualidad a 1,8 millones de usuarios, mientras 2,7 millones están incluidos en el Programa Hogar.

También habrá una readecuación de valores respecto de la garrafa y el Programa Hogar. Hoy la garrafa de 10 kilos cuesta $ 135, de los cuales el Estado transfiere a los beneficiarios $ 115, mientras un usuario de la tarifa social por redes paga un equivalente de $ 37 por la misma cantidad de energía, “es decir, el beneficiario del Programa Hogar paga 46% menos”.

La propuesta desde diciembre es “llevar el precio máximo de la garrafa a $ 185 y aumentar el subsidio de $ 115 a $ 146, por lo que el usuario pagará $ 39, es decir, 38% menos que los $ 63 que paga el beneficiario de tarifa social”.

El gas: un recurso solo para ricos

Los aumentos de gas desde que asumió Mauricio Macri llegaron a un pico de un 600 por ciento. Si, por ejemplo, un usuario sufrió un aumento en el gas del 500 por ciento y ahora debe afrontar un 40 por ciento más, se le agregará a su presupuesto el 40 por ciento del 500 por ciento: un plus del 200 por ciento. Más el 500 por ciento original, un aumento total del 700 por ciento desde el 10 de diciembre de 2015. Nadie aumento su ingreso en esa magnitud.

COMMENTS