Hebe de Bonafini entregó la baldosa de Plaza de Mayo que Madres donó a la Asociación Seré

Hebe de Bonafini entregó la baldosa de Plaza de Mayo que Madres donó a la Asociación Seré

Hoy, a las 16 hs, se realizó la entrega formal de la baldosa con el pañuelo de Madres de Plaza de Mayo a la Asociación Seré por la Memoria y la vida (

Cronograma de obras en escuelas de Ituzaingó
Se confirma la hipótesis contra Gendarmería: “Santiago Maldonado estaba en el corte de ruta”
Asesinaron al baterista de la banda punk Superuva en Quilmes
Share on Facebook0Tweet about this on Twitter

Hoy, a las 16 hs, se realizó la entrega formal de la baldosa con el pañuelo de Madres de Plaza de Mayo a la Asociación Seré por la Memoria y la vida (Espacio Mansión Seré. Santa María de Oro 3530, Castelar). La encargada de entregar la baldosa que fue retirada de Plaza de Mayo en Enero pasado fue Hebe de Bonafini.

Recordemos que en el marco de las remodelaciones que se realizaron en Plaza de Mayo en el mes de Enero, el Gobierno de la Ciudad tomó la polémica decisión de sacar las baldosas con los emblemáticos pañuelos pintados y se las entregó a las Madres de Plaza de Mayo con la promesa de volver a colocarlas cuando finalicen las obras.

Como gesto simbólico, las Madres donaron una de las baldosas a la Asociación Seré por la Memoria y la Vida, organización de DDHH con sede en la Casa de la Memoria y la Vida, ubicada en el predio donde funcionó en la última dictadura el ex centro clandestino de detención y tortura conocido como “Mansión Seré”.

La Asociación Seré convocó al Rejunte Arte (espacio de arte con fuerte compromiso social, compuesto  por varios artistas que buscan difundir sus obras, pero también concientizar a la sociedad a través de ellas) para realizar la reconstrucción de la baldosa.

Jorge Martínez, artista plástico e integrante de Rejunte Arte, dialogó con La Ciudad sobre su participación en la reconstrucción de la baldosa donada: “Fue una tarde emocionante. Reconstruir los múltiples fragmentos de una baldosa con tanta historia, con tanto simbolismo. Y también fue mucha responsabilidad porque había que estar a la altura de un trabajo tan importante. Para todos los que participamos fue una experiencia muy fuerte, donde se movilizaron distintas emociones, desde atar el primer alambre hasta colocar el último pedacito de la baldosa”.

 Por Daniela Yacub

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter

COMMENTS