Ituzaingó Sur: El monumento que no fue

Ituzaingó Sur: El monumento que no fue

Del día 26 de marzo del año 1911 anunciaba el diario “La Prensa”: La población de la pintoresca y progresista Ituzaingó está de fiesta. En la tarde de

La historia oculta de la fundación de Ituzaingó
La historia de la primer Escuela primaria de Ituzaingó
LAS TRES ROSAS, la otra historia sobre la fundación de Ituzaingó
Tardes de historia en el Museo Municipal

Del día 26 de marzo del año 1911 anunciaba el diario “La Prensa”: La población de la pintoresca y progresista Ituzaingó está de fiesta. En la tarde de hoy será colocada con toda solemnidad en una de las plazas de la localidad, la piedra fundamental del monumento a la gloriosa acción de armas que le ha dado su nombre (1) Continúa la crónica: Este debió ser el número principal de los festejos con que el vecindario de Ituzaingó se asociara a la magna efeméride de Centenario (1910) que pasó, pero por diversas razones ha sufrido una postergación.

El Proyecto
El monumento habría de tener dimensiones y calidades espectaculares, casi desproporcionadas al desarrollo urbanístico del incipiente pueblo de tan solo 39 años de existencia.

Tampoco condescendía con su emplazamiento en una semi-plaza rodeada por calles de tierra, polvorientas o fangal de acuerdo a la época del año y con no más de un par de construcciones en su entorno (2).

Cuánto debió trabajar aquella primera comisión vecinal de fomento. Crean el proyecto original impulsado por el doctor Francisco Vidauzarraga y el presidente de la comisión Juan Francisco Roca. Elevado a la provincia el entonces gobernador Irigoyen acepta el padrinazgo pero el proyecto deberá esperar un año más.

Y aparecen en escena la Unión Vecinal y su presidente el ingeniero Emilio Agrelo. Se proponen dar forma práctica. La información nos dice que fue este distinguido vecino el creador del diseño y la maqueta que llegó a publicarse (3).

El monumento

El monumento tendría un alto de once metros. Constaría de una base de granito y un obelisco cuadrado de cuatro metros de altura también de granito. Este sería soportado por cuatro ménsulas y columnas de bronce.

Los laterales del obelisco se adornarían con los escudos patrios y de la provincia de Buenos Aires. También estarían grabadas las palabras VITORIA y al frente 20 DE FEBRERO DE 1827. Las bases de las ménsulas se unirían por dos coronas de laureles hechas en bronce.

Completarían el monumento en su parte superior el trofeo de armas, banderas, lanzas, todo bajo las garras de un cóndor que corona la obra en elevación al cielo. En los cuatro zócalos se leerían los nombres gloriosos de Alvear, Olavarria, Lavalleja, Paz Y Brandsen.
La obra en su ejecución escultórica sería consumada por el artista escultor Luis Triacheno, autor de importantes obras entre ellas el monumento a Basavilbaso de Avellaneda.

El doctor Estanislao Zeballos ha aceptado el ofrecimiento para dirigir la palabra en la colocación de la piedra fundamental del monumento. Asistirán delegaciones del ejército, gobierno nacional y provincial lo que revestirá al acto de carácter nacional en ese domingo 26 de marzo de 1911 en la plaza sur de la estación del ferrocarril.
Preparativos
Ituzaingó – marzo 25 – contenido textual del telegrama enviado por el corresponsal de La Prensa en Ituzaingó: La plaza donde se levantará el monumento, la estación del ferrocarril y sus alrededores se hallan adornados con banderas de todas las naciones y escudos con los colores patrios, todo lo que da al sitio un aspecto alegre y elegante. El entusiasmo del vecindario es enorme. Se empezó el riego de las calles adyacentes a fin de evitar la molestia de la tierra. La comisión descuenta el éxito. Hay expectativas por escuchar al Dr. Zeballos y se sabe que su presencia atraerá gentes de otras partes.

El coronel Cardoso (4) presidente de la comisión norte me dijo que solo ha disentido en la ubicación del monumento, que a su juicio, debió ser la plaza principal (5). Por lo demás prestigió todo lo que sea honrar al glorioso ejército argentino al que pertenece. Este noble veterano ha prometido asistir a los festejos.
Sin Causas Documentadas
El monumento no llego a concretarse en su ejecucion. No tenemos documentadas las causas de su no realización. Es de presumir que falta de apoyo oficial contribuyó a ello. Los años 1911 y 1912 fueron de inestabilidad, casi disloque político en el orden municipal y provincial. Todavía sonaban los ramalazos de la revolución provincial de 1905 con Hipólito Irigoyen. Tres conducciones distintas en Morón en ese breve período: el comisionado Avelino Sánchez Viamonte, el intendente Martín Carrero y el comisionado Máximo Portela. Algo similar en la provincia. No tenemos duda de la seriedad del proyecto y de la comisión ad-hoc, pero la envergadura del emprendimiento hacía irrealizable la misma por suscripción popular.

A fines del año 1920 y principios del 30 un grupo de jóvenes con afición deportiva se reunían en la placita Sur de Ituzaingó para partir en bicileteadas al río de Las Conchas. Uno de los integrantes don Horacio Alberti nos recuerda el nombre de algunos habitués al evento: Diezmori, Gelpi, Grosclaude, Figueiras, Spotorno, Cano, Rivas, Soteras. El lugar de encuentro era una pequeña plataforma de cemento de reducidas dimensiones, quizás dos y medio metro de lado, a la que se le había colocado una baranda poco elevada.

Su ubicación estaba a mitad de cuadra en el centro de la plazoleta. Nunca nadie supo por qué estaba allí y para qué servía. ¿Estaría debajo de ella la piedra fundamental del monumento nunca realizado?

Solo la arqueología podría resolver el enigma. Pero creemos que ya es demasiado tarde.
NOTAS
(1)Alude a la Batalla de Ituzaingó del 20 de Febrero de 1827. El nombre fue asignado por el FCO para la estación en 1872 y posteriormente adoptado para el poblado.
(2)Estamos refiriéndonos a la plaza Sur o plaza de la estación por entones aún sin nombre. Como ya hemos publicado tenía las dimensiones de media manzana o algo menor, ocupando el resto de la misma el camino a Merlo y Luján y el predio propiedad y uso del ferrocarril.
(3)El ingeniero Emilio Agrelo tenía su residencia en Ituzaingó Sur en la zona del actual Geriátrico Martín Rodríguez. Fue un destacadísimo profesional, ejecutor entre otras obras del proyecto de la Galería del Bon Marché, actual Galería Pacífico de la calle Florida. En 1924 vendió a la Municipalidad de Buenos Aires 44 hectáreas de su propiedad para el futuro hogar de ancianos Martín Rodríguez.
(4)Prestigioso militar retirado, propietario de tierras en Ituzaingó Norte y zona de Villa Ariza. Integró comisiones de fomento locales y contribuyó a forestar amplias zonas.
(5)Se refería a la actual plaza 20 de Febrero que por aquel entonces tenía dimensiones de una manzana y media. Había sido inaugurada el año anterior con el nombre de Plaza Centenario.
Por el Dr. Alberto Guercio

COMMENTS

Si queres recibir noticias en tiempo real, mandanos un OK