Ituzaingó: Un golpeador casi mata a su ex pareja y sus dos hijos

Ituzaingó: Un golpeador casi mata a su ex pareja y sus dos hijos

La intervención de los hijos en la pelea no detuvo a Ferreya quien seguía agrediendo a diestra y siniestra. Hoy la familia vive con miedo y con Ferreyra libre.

Curso gratuito de instalación de termotanques solares
Jura Descalzo y cierra el Chaqueño Palavecino en la Plaza 20 de Febrero
Empezaron los problemas en el Hospital de Ituzaingó

Pudo ser una tragedia si no fuera por mis hijos, nos hubiera matado a todos si ellos no intervenían” relata angustiada Romina. El sábado último, su ex pareja Matías Cesar Ferreya, DNI N° 29.099.872 , cuchillo en mano, agredió brutalmente a los dos hijos de Romina (13 y 15 años) y le propinó una paliza a ella misma. Uno de los menores, el que intentó parar la pelea, estuvo internado dos días en el Sanatorio del Oeste con una herida cortante en la cabeza después de que Ferreyra lo golpeara contra la pared. Romina dolorida, recibió varios golpes en la cara y en el cuerpo.

De acuerdo a lo que relata Romina en la denuncia que radicó en la Comisaria de la Mujer de nuestra ciudad, el día sábado a las 16.30 hs, el golpeador Ferreyra se apersonó en su casa en la que vive junto a sus hijos y empezó a agredirla verbalmente. Una vez dentro del domicilio tomó un cuchillo y comenzó a amenazar a Romina y los hijos quienes intentaban calmar a Ferreya y convencerlo a que se retire del domicilio. Agresivo y amenazante Ferreyra golpea a Romina, tira contra la pared a uno de los menores, causándole una herida profunda y cortante en a cabeza y agrede al otro con golpes. La denuncia está ahora a disposición de la justicia, quien citó a Ferreyra, pero dejó en libertad tras fijar domicilio en Garín

La intervención de los hijos en la pelea no detuvo a Ferreya quien seguía agrediendo a diestra y siniestra. Hoy la familia vive con miedo y con Ferreyra libre. Nadie sabe porqué no está detenido, con restricción perimetral y Romina con botón antipático por si el golpeador vuelve aparecer. “Vivo sin dormir, con miedo y en alerta permanente, no se si va a volver a matarnos, pedí la restricción perimetral, pero no hay forma de que le impidan que venga a mi casa. Estamos aterrados.” concluye Romina, en un desesperado pedido de ayuda a las autoridades para que intervengan.

COMMENTS

DISQUS: 0