La complicidad de Mercedes Benz durante la Dictadura de 1976

La complicidad de Mercedes Benz durante la Dictadura de 1976

Desembarca Werning en el Gobierno Nacional: “La única opción es bajar el consumo”
Edenor: para los pobres del Conurbano, medidores prepagos
El 21 de enero vence el plazo: pasos para recategorizar el Monotributo

Eduardo Fachal ingresó en Mercedes Benz en el año 1974 y trabajó allí hasta 1985. Actualmente es abogado de Gaby Weber en la causa de Mercedes Benz y también es abogado de tres personas que sospechan de su identidad ya que nacieron entre 1979 y 1980.

-¿Cómo era la situación del sindicato en la empresa previo al golpe del 76?

En el año 69, dentro de Mercedes Benz, luego del Cordobazo, gana una comisión interna muy combativa y comienza un enfrentamiento muy fuerte contra la lista verde del SMATA (Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor).
En el año 73, con la asunción de Cámpora, vuelve a ganar una comisión interna combativa, abiertamente contraria a la lista verde conducida por José Rodríguez, y al igual que la anterior comisión es despedida y se interviene el sindicato hasta el año 75 en que se da todo un proceso de lucha a partir de la discusión de las paritarias. También ganan compañeros contrarios a José Rodríguez y vuelven a correr la misma suerte con los despidos. Se realiza toda una lucha y el convenio colectivo que se firma es el más bajo de todas las automotrices. Producto de la intervención, se realiza una huelga con la cual se logra echar a la intervención y se elige una comisión interna que se conoció como la “comisión de los nueve”. Yo formé parte, no de la comisión, sino del cuerpo de delegados de la misma. Todos estábamos enfrentados a José Rodríguez y, luego de veintitrés días de huelga, se logra una mejora en el convenio colectivo.
En esos días, la empresa decide despedir a 114 compañeros, entre los cuales se encontraban miembros de la comisión, entonces se decide no entrar a la fábrica. Con el apoyo de las comunidades de González Catán y de Cañuelas que realizan un apagón, y la solidaridad de muchas fábricas de la Coordinadora del Oeste, como por ejemplo Volkswagen o Textil Oeste, se gana el conflicto, se reincorpora a todos los trabajadores y se reconoce a la comisión interna. Además porque en ese momento Montoneros secuestra a Metz, quien era el gerente de producción de Mercedes Benz.

-¿Qué sucede con la llegada de los militares al poder con el golpe de estado?

Renunciamos a nuestros cargos tanto los nueve compañeros que conformaba la comisión interna como todo el cuerpo de delegados y queda acéfala la comisión interna, no había representación gremial. Esto es así hasta Julio-Agosto del 76 en el que empiezan unos quites en las colaboraciones y se realiza un paro de 24hs, siendo el segundo durante la dictadura después del de los compañeros de Peugeot.

Los militares invaden las fábricas y se produce una negociación en la que se levanta el paro con el compromiso por parte de la empresa de recibir a un grupo de representantes de diez compañeros, de los cuales yo formo parte. Era una especie de comisión interna no reconocida por el gremio ni por los interventores pero sí por los militares y por la empresa. Se logran algunos avances como la entrega de premios.

El día 5 de Enero de 1977 hay una reunión en casa central de nosotros diez con la empresa. Esta accede a todos los puntos que nosotros pedíamos, pero nosotros íbamos a firmar el acuerdo al día siguiente luego de una asamblea. Cada uno se va a su casa y cuando a la mañana siguiente volvemos a la fábrica nos encontramos con que habían desaparecido dos compañeros de esa comisión de diez: Esteban Reimer y Néstor Ventura. En total en la empresa desaparecen 17 compañeros, de los cuales tres recuperan la libertad. Coincide en que los 14 que desaparecieron habían sido despedidos entre los 114 del año 75 que luego fueron reincorporados. Todos eran activistas de distintas vertientes: de izquierda, peronistas o independientes.

-¿Qué sucede con la vuelta de la democracia?

Hay una investigación que realiza una periodista alemana, Gaby Weber, sobre los desaparecidos en Mercedes Benz. Hace una película que se llama “Milagros no hay, los desaparecidos en Mercedes Benz”. La frase “milagros no hay” viene porque, en el juicio por la verdad, el gerente de producción de Mercedes Benz, cuando el fiscal le pregunta “si la desaparición de los trabajadores tenía que ver con que después la producción de la fábrica había aumentado”, él contesta “y, milagros no hay”.

La investigación se hizo más profunda con un estudio que encarga la misma fábrica a un catedrático alemán. En ese informe hay un acta de directorio donde se da cuenta de una reunión entre el directorio con los militares en el año 80 que dice “terminen con las desapariciones en Mercedes Benz porque ahora la fábrica ya está disciplinada”, y está en una acta de directorio, no es un invento nuestro. Hay actas de directorio donde dan cuenta del resultado de un allanamiento de un compañero, cuando los allanamientos no eran legales y ellos sabían lo que habían encontrado. Hay un informe de Mercedes Benz al batallón 601 donde dice que Esteban Reimer, uno de los compañeros desaparecidos, era un agitador, en el año 76 eso era lo mismo que condenarlo a muerte. El jefe de la brigada de San Justo, el comisario Lavallen, terminó siendo jefe de seguridad de Mercedes Benz. Todo eso sumado a que este comisario Lavallen fue el apropiador de Paula Logares, una de las primeras nietas recuperadas. Y presuntamente hay hijos de desaparecidos en dos gerentes de Mercedes Benz y en otro familiar de un miembro de la empresa. Además el asesor legal del directorio de Mercedes Benz, en el juicio por la verdad, reconoce que la fábrica le donó dos aparatos de neonatología a un hospital de Campo de Mayo, donde funcionó una maternidad.

Todo eso hace que exista una estrecha relación. Aparte le vendieron los micros para el mundial 78 y el General Schneider, que formaba parte del directorio de Mercedes Benz, fue uno de los intermediarios en la compra o venta de armamento para la Guerra de Malvinas.

-¿Cuál es la situación actual de la causa?

Hoy hay un juicio en EE.UU. de los familiares de los desaparecidos y los tres compañeros que estuvieron detenidos y luego reaparecieron que reclaman una indemnización por violación de los Derechos Humanos.

Hay un juicio acá que tramitan en San Martín donde se está analizando la asociación ilícita entre José Rodríguez que ya falleció, el ministro Ruckauf, que firmó los 114 despidos en el 75 y bueno, los militares y los gerentes de la empresa. Está en plena etapa de instrucción, recién podemos decir que ahora con el fallo del Ingenio Ledesma en realidad se estaría habilitando a que avance esto.
Y también un fallo del tribunal oral ante la desaparición de un abogado laboralista de Loma Negra que casualmente manda a investigar a los funcionarios de Loma Negra en Olavarría y Tandil.

Estos dos antecedentes y, junto con Mercedes Benz y Ford, más lo que pueda llegar a pasar en EE.UU, sería el tema de las responsabilidades civiles durante la última dictadura militar.

Por Matías Falbo y Emilio Falbo

COMMENTS