La crisis con la policía local en Ituzaingó deja entrever que habrá cambios en materia de seguridad

La crisis con la policía local en Ituzaingó deja entrever que habrá cambios en materia de seguridad

Di Castelnuovo: ” El que me vino a buscar para que sea concejal fue Marasco
Hoy a las 13 Hs videoconferencia entre Alberto Descalzo y la Presidenta en el Hospital del Bicentenario
El Peronismo midió a Roberto Navarro y se llevó una sorpresa

La crisis desatada en la Policía Local de Ituzaingó por la pelea entre el Municipio y el Ministerio de Seguridad de la Provincia parece reencauzarse. Hoy el Municipio le devolvería los móviles y los teléfonos a la fuerza policial y todo quedará como un mal recuerdo.

El pasado 16 de JunioLa Ciudad informaba que el Municipio en una decisión sorpresiva y producto de “un enojo del intendente” se desentendía de la policía local y retiraba la logística de la fuerza, lo que dejaba a la comunal virtualmente paralizada. Durante los días que se sucedieron, entre idas y vueltas desde el municipio dejaron entrever que esa decisión la había tomado el funcionario encargado del área sin el consenso del intendente municipal,  lo que agravaba aún más el conflicto y confirmaba la hipótesis de que la crisis es producto de una “pelea palaciega ” entre la Provincia de Buenos Aires y el Municipio.

Lo cierto es que desde la cartera conducida por Crístian Ritondo no están dispuestos a cederle a los intendentes el mando de las policías locales. Desde la creación de la fuerza en el 2015 durante el mandato de Daniel Scioli y, producto de un acuerdo entre los intendentes y el entonces gobernador (tras la frustrada ley de creación en el Conurbano de las nuevas policías locales), el funcionamiento de los nuevos efectivos y el comisario a cargo,  dependían directamente del intendente. Esto último ahora parece haber cambiado. Los intendentes, claro está, no están de acuerdo.

Desde la comunidad comenzaron a escucharse voces de preocupación por la crisis. UCIADI, la Cámara de comercio del municipio expresó en un comunicado ayer: “Ante las informaciones respecto de la acefalía en la conducción de la Policía Comunal de nuestro distrito, así como respecto de la existencia de un conflicto entre el gobierno municipal y el Gobierno provincial en torno a la fuerza, manifiesta su preocupación y la ingente necesidad de restablecer el normal funcionamiento de la fuerza policial comunal”. No es para menos, las recorridas de la nueva policía, se dan especialmente en los centros comerciales  y su desarticulación los afecta directamente.

Ayer por la tarde, el concejal del Frente Renovador, Carlos Acuña, anunciaba a través de las redes sociales que existe un compromiso del municipio de devolverle los móviles  y la telefonía a la policía, y que la entrega se haría en la sede de Blas Parera. “Al cabo de la reunión que hemos tenido con el Secretario de gobierno en la que le llevamos nuestra preocupación y la de nuestros vecinos por la decisión equivocada de retirar móviles y equipos de comunicación a la policía comunal. Como resultado de dicha reunión, tengo el agrado de informarles a los vecinos y vecinas de Ituzaingó que en el día de mañana acompañaremos a los funcionarios municipales a la dependencia de la policía Comunal a fin de corroborar como representantes del pueblo la reposición de los móviles y equipos que fueron retirados el fin de semana para que nuestros vecinos no sean víctima de más hechos de inseguridad ” afirma Acuña haciéndose eco de que la crisis “estaría superada”.

Todo indica que la gestión Vidal ha introducido cambios en el entramado de mandos y lealtades de las fuerzas de seguridad en la Provincia. En nuestro municipio se evidenció con la policía local  pero en realidad estos cambios son más profundos y anuncian una nueva etapa en la tan mentada lucha contra la inseguridad. Habrá que ver con el tiempo que resultados concretos tiene para con la ciudadanía cuando deje de ser solo una disputa entre funcionarios y se traslade a la calle.

 

 

COMMENTS

DISQUS: 0