Cristian Bruno: La historia detrás del futbolista.  El sacrificio se hace también, afuera de la cancha.

Cristian Bruno: La historia detrás del futbolista. El sacrificio se hace también, afuera de la cancha.

Las Leonas cayeron en Ciudad Evita
La campaña del campeón
Ginóbili no jugará el mundial de básquet

El amateurismo es una marca registrada en la Primera “D”,  Cristian Bruno trabaja 12 horas todos los días además de jugar al fútbol. La doble vida del ascenso.

Cristian Bruno juega en el Club Atlético Ituzaingo. Pero su vida se divide en dos partes porque con solo jugar al fútbol no puede vivir, los sueldos irrisorios comparados con los de primera división hacen de la “D” un mundo aparte.

Trabajo en Telam, en la parte de informes y derivaciones de seguridad. Desde las 7 de la tarde hasta las 7 de la mañana. Salgó del laburo y me voy directo al entrenamiento. Trabajo todos los días, menos lo sábados”, contó en declaraciones a la Voz del León. 

El factor sacrificio es una de las postales de las categorías más pequeñas del fútbol argentino, lejos de lo que vemos en las grandes cadenas de deportes con las figuras de Boca Juniors o River Plate. Cristian juega por pasión, porque es lo que le gusta hacer y no lo piensa dejar: “Duermo tres horas todos los días. Llego a la una de la tarde a mi casa después de entrenar, duermo y a las cinco me levanto para ir a trabajar. En el viaje, mis compañeros me preparan mate y galletitas para que pueda desayunar”. Afirma en cada palabra sus ganas de jugar al fútbol.

Los días de partido son especiales y agotadores comenta el “10”: “Cuando jugamos a las 3 de la tarde, llego del trabajo a las 8 de la mañana a mi casa y tengo dos horas para poder dormir”.

En el ascenso es muy común que los jugadores tengan que tener otras actividades además del deporte, inconvenientes con atrasos de pagos y la falta de apoyo hacen que esto ocurra: “Empecé a trabajar porque estaban un poco atrasado con los sueldos. Yo juego al fútbol desde chico y me cuesta mucho dejarlo. Hago todo este sacrificio porque no lo puedo dejar”.

La rutina se hace pesada pero la va asimilando con el tiempo, porque no queda otra más que seguir remándola: “Cuando apenas empecé a trabajar, lloraba porque no entendía la situación. Hace más de un año que estoy en esta situación y ya estoy acostumbrado”, sostiene Bruno.

Pero como marca el jugador del “león” la actitud no se negocia y allí va estar poniéndole garra al trabajo para luego hacer lo que más le gusta, jugar al fútbol.

El martes 15:30 el “Verde” recibe a Claypole. Ituzaingo viene de ganarle de visitante a Lamadrid, por lo que es muy importante seguir la racha con su Público.

Por Mauro Pare

Fuente: LA Voz del Leon

COMMENTS

DISQUS: 0