La Sala González Otharán sufre el recorte presupuestario del Municipio

La Sala González Otharán sufre el recorte presupuestario del Municipio

Marcos Peña respaldó a Triaca quien seguirá como Ministro de Trabajo de la Nación
El sábado habrá una marcha para reclamar justicia por Matías Cariaga
Abzurdah adolescencia (trastornos alimenticios)

Todos sabemos que en los barrios siempre es necesario contar con una sala de emergencias con correcto funcionamiento para poder garantizarle a la comunidad un respaldo sanitario; un lugar cómodo y responsable dónde atender a la comunidad.

La sala de atención primaria de la salud González Otharan, ubicada sobre la calle Zorrilla de San Martín al 4200 en Villa Udaondo es una de las salas de urgencias con más especialidades y equipamiento que tiene nuestro distrito.

En los últimos meses del 2013 y enero del 2014, se llevaron a cabo una serie de modificaciones presupuestarias en el municipio, lo que implicó cambios en el pago de salarios y horas extras al personal. En el mes de diciembre los médicos y enfermeras de la Sala Otharán habían trabajado sus horas extras como lo venían haciendo todo el año, pero luego de la segunda semana de enero se les informó que el límite de horas que el municipio estaba dispuesta a pagar iba a ser como máximo de treinta. El personal de este modo no pudo cobrar las horas extras trabajadas y menos aún prestar servicios con el límite impuesto por la comuna.

Descontentos con esta situación, se empezaron a suceder algunas ausencias por parte de médicos y la renuncia de una enfermera del turno tarde. A mediados de Enero, otra enfermera del mismo horario, Teresa Bordón, entraba en vacaciones lo que dejaba al lugar sin atención de emergencia toda la tarde.

Si ibas a la tarde no te iba a atender nadie, la mitad estaba en huelga y la otra mitad había renunciado” nos comentó un vecino.
La obstetra Jessica Alos lleva meses realizando quejas al municipio para que le pongan al día su sueldo.

“Yo no pertenezco a ningún gremio, yo vengo reclamando mi sueldo yo sola, y esperando respuestas hace tiempo”
También en la puerta de la sala los vecinos se encuentran con un cartel impreso que dice “NO habrá pediatría desde el 24 de febrero hasta el 06 de marzo”, lo que es producto de que no hay médicos para cubrir esa especialidad tampoco cuando uno se toma vacaciones.

El empleado administrativo de la Farmacia, Marcelo Bouquet, también hizo referencia a este problema y dijo que “Uno pone pilar al principio, porque es gratificante ayudar a la comunidad donde uno vive, se pone la causa al hombro, pero después se vuelve complicado sustentarnos con sueldos tan bajos”. Un médico clínico o de especialidad está cobrando alrededor de $3500, un sueldo muy bajo para esa profesión; “es mucho más conveniente atender en sanatorios privados menos horas y no todos los días donde se cobra mas del triple”.

¿Por qué este descuido a la salud municipal? ¿Por qué se desalienta a estos médicos a seguir trabajando codo a codo con sus vecinos?

Por Marina Smulski

COMMENTS

Si queres recibir noticias en tiempo real, mandanos un OK