La trampa Navideña de la depresión ¿Sabes cómo evitarla?

La trampa Navideña de la depresión ¿Sabes cómo evitarla?

La Navidad es una hermosa temporada que nos puede envolver en un vértigo de emociones, como la alegría y la esperanza, pero también la nostalgia y la

Convocan a una marcha el próximo jueves en rechazo al decreto de Macri que involucra a las Fuerzas Armadas en seguridad interior
Ituzaingó: construyen una réplica de la Torre de Pisa en el Boulevard Fleming
Milagro Sala fue llevada en pijama y descalza a la cárcel de Alto Comedero

La Navidad es una hermosa temporada que nos puede envolver en un vértigo de emociones, como la alegría y la esperanza, pero también la nostalgia y la depresión, sobre todo porque nos vemos bombardeados por los comercios, medios de comunicación y redes sociales de situaciones “felices” que deberíamos estar viviendo y quizás no sea el caso, rodeados de familiares y amigos, que tal vez se encuentren lejos.

La distancia geográfica o emocional puede ser uno de los factores que nos juegue en contra, cuando vivimos lejos de la familia, por ejemplo, o cuando hemos perdido a un ser querido.

También nos puede afectar el comparativo en el que caemos sin darnos cuenta, con las imágenes que nos venden las redes sociales, por ejemplo, de “realidades irreales”, en las que las otras personas parecen no tener problemas en Navidad, nadie tiene deudas, ni situaciones laborales que solucionar y podemos llegar a sentir que somos los más desafortunados.

Por eso a veces, buscando huir de estas emociones, que dicho sea de paso no son culpa de la Navidad (seguramente ya estaban, pero salen a flote en estos festejos), intentamos soluciones que parecen desvanecer la tristeza de manera momentánea, y quizás funcionen en algunos casos, pero no será a largo plazo, e incluso pueden traer repercusiones cuando veas los gastos y deudas a las que te llevaron.

Como por ejemplo intentar escapar con un viaje o compras compulsivas, o haciendo estruendosas y costosas reuniones con amigos. Pero tal vez estas acciones sólo sean un intento por disfrazar la tristeza.

En vez de esto ¿por qué no pruebas algunos de estos consejos?

Celebra los recuerdos. Si has perdido a un ser querido durante el año que está culminando, o mucho antes, pero estas fechas te lo recuerdan, lo mejor no es ignorarlo o negarlo, sino traer lo mejor de los momentos vividos con esa persona, recordando anécdotas positivas. Pero no trates de ocultar tus sentimientos de nostalgia.

Ten en cuenta que no está mal extrañar a alguien y el dolor es parte de la vida, pero reunirte y festejar con tus amigos no es traicionar la memoria de nadie, sino quizás celebrar su recuerdo.

Por eso, acepta la nostalgia como algo natural, somos seres emocionales, por lo que la Navidad nos hace sentir cierta melancolía que es una emoción absolutamente normal, de la que no tienes que escapar.

Eso sí, vigila que esa tristeza no tome las dimensiones de un estado depresivo con insomnio, desánimo, pérdida de motivación, energía, deseos de llorar, de aislarse, etc.

Sin embargo, no te sientas obligado a participar de todos y cada uno de los rituales navideños que te vende la publicidad. Puedes escoger dónde estar, qué hacer y con quienes compartir, sin olvidar que al igual que tú, todos somos seres humanos y estaría mal compararse con una película navideña en la que todos son perfectos.

Lo más saludable es renunciar a ser la familia perfecta, aceptar que puedes tener diferencias y desacuerdos con algunos familiares, y sin embargo, compartir con ellos una cena especial.

Es común que en Navidad añoremos, pero es más beneficioso aprovechar lo que te da el momento actual y centrarse en los que estás construyendo o quieres empezar a construir con tu tiempo, tu vida, tu trabajo, tus relaciones.

En conclusión, haz lo que te provoque, no lo que te venden los anuncios comerciales, comparte con la gente que te haga sentir bien, aunque no sean perfectos; no tengas miedo de sentir nostalgia o recordar a alguien, eso es normal y nos recuerdan lo especial que fueron para nosotros.

Y si necesitas hablar con alguien de algo que estés sintiendo, no tengas miedo de expresarte con tus seres queridos y de confianza e incluso buscar a un psicólogo o alguien que te oriente profesionalmente, para tratar tus emociones.

COMMENTS

DISQUS: 0
Si queres recibir noticias en tiempo real, mandanos un OK