Liberaron a un represor condenado por el crimen de la hija de Estela de Carlotto

Liberaron a un represor condenado por el crimen de la hija de Estela de Carlotto

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal N°1 de La Plata concedió la excarcelación al represor Ruffino Batalla, condenado en el 2014 a 13 años de prisi

Argentina tiene la tasa de obesidad más alta de América Latina
Cuál es y cómo prevenir el tercer tipo de cáncer más frecuente en Argentina
Se cayó mampostería del techo de la Escuela Primaria N° 11 de Ituzaingó y se suspendieron las clases
Noche de los museos: eventos y actividades en la Ex ESMA

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal N°1 de La Plata concedió la excarcelación al represor Ruffino Batalla, condenado en el 2014 a 13 años de prisión por haber sido partícipe secundario en el homicidio de Laura Carlotto, hija de la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto.

Los jueces Pablo Vega, Alejandro Esmoris y Germán Castelli  determinaron que Batalla quede “en condición temporal de acceder a la libertad condicional o a la excarcelación” desde este martes 13 de noviembre, el mismo día que la Corte Suprema eligió su caso para fallar sobre el 2×1 a represores.

El genocida tuvo participación en delitos de lesa humanidad cometidos en el centro clandestino La Cacha, que funcionó entre 1975 y 1978 en la planta transmisora de Radio Provincia, ubicada junto al Penal de Olmos. El 24 de octubre de 2014 fue condenado por 55 casos de secuestros, 71 de torturas y por la participación en los homicidios de Laura Carlotto y Olga Noemí Casado.

Según testimonios de sobrevivientes, Laura Carlotto fue detenida en  “La Cacha ” y el 26 de junio de 1978 dio a luz un niño al que llamó Guido en un hospital militar. Luego del parto, fue regresada al centro clandestino sin su bebé. En agosto de 1978 fue asesinada y su cuerpo fue entregado a sus padres.

En el 2014, el mismo año que se inició el juicio por el crimen de Laura, Ignacio Guido Montoya Carlotto, quien había sido dado en adopción, recuperó su identidad después de casi cuatro décadas de búsqueda de su abuela.

Los abogados de Abuelas de Plaza de Mayo habían pedido que Ruffino Batalla, Claudio Grande y Raúl Ricardo Espinosa fueran considerados “coautores” y que la pena fuera prisión perpetua, pero el pedido no fue aceptado. De hecho Batalla es el segundo de los tres represores en recuperar su libertad: el 24 de octubre pasado, los mismos jueces liberaron a Raúl Ricardo Espinoza, ex civil de inteligencia del Ejército condenado a la misma pena en el mismo juicio por el centro clandestino de La Cacha.

 Por Daniela Yacub.

COMMENTS