Retroceso grave: El gobierno recorta la compra de libros para las escuelas

Retroceso grave: El gobierno recorta la compra de libros para las escuelas

El gobierno Nacional comprará menos libros para distribuir en las escuelas públicas del país. A diferencia de lo que ocurrió en 2015, no se lanzará un

Se inauguró la nueva escuela de formación para la policía local de Ituzaingó
El viernes no habrá clases por paro docente
Desde enero del año próximo habrá que pagar para ver fútbol
Se renovó el gabinete municipal. Pablo Descalzo es el nuevo Secretario de Desarrollo Humano

El gobierno Nacional comprará menos libros para distribuir en las escuelas públicas del país. A diferencia de lo que ocurrió en 2015, no se lanzará una licitación para comprar literatura infantil y juvenil, un material complementario que en años anteriores fue a las escuelas. “Visitando establecimientos de todo el país, notamos que se han repartido muchos libros, pero se ha leído poco de ese material. , argumentó el secretario de Gestión Educativa de la Nación, Max Gulmanelli. 

Tampoco se lanzó una convocatoria para comprar libros de texto en el nivel secundario. Según un informe de la consultora PROMAGE, que desarrolla el Observatorio de la Industria Editorial, el año pasado Educación compró 3.350.000 libros de texto para repartir en las primarias. Si la compra que confirmó Gulmanelli es la única del Ministerio de Educación para escuelas este año (por ahora es el único proceso de selección y licitación en marcha), 2016 cerrará con la menor compra de libros para repartir en escuelas de los últimos cinco años. El año pasado, sumando distintos niveles y las colecciones de literatura, Educación hizo una adquisición fuerte: 8,3 millones de ejemplares. Esta política también estimuló a la industria editorial.

En la industria editorial, hay preocupación. El presidente de la Comisión de Educación de la Cámara Argentina de Publicaciones (CAP), Dante Villalba, expresó: “En las dos ultimas décadas pasamos, en las escuelas, de un cuarto de libro per cápita por alumno a un libro y medio, mientras que en el mundo desarrollado y de los países emergentes los chicos disponen de cinco a siete libros para poder estudiar. Esperemos que esa cifra no retroceda”.

En las editoriales independientes que trabajan en el rubro de la literatura juvenil e infantil está la mayor inquietud. En los últimos años el respaldo de las compras estatales les permitió crecer y mejorar su catálogo. “Los libros nuevos, además de estimular a los chicos en las escuelas, generaron más movimiento entre autores e ilustradores”, describió la histórica editora Gloria Rodrigué, de La Brujita de Papel y Edhasa.

Las compras de libros que el Ministerio de Educación de la Nación realizó para repartir en las escuelas públicas fue una de las políticas más promocionadas por anterior gobierno. El año récord fue 2013: se compraron 13,3 millones de libros, incluyendo 11 millones de ejemplares de literatura infantil y juvenil, según datos de PROMAGE. A las escuelas públicas, sumando primaria y secundaria, asisten unos 6 millones de alumnos. Antes, en 2011, Educación había comprado 5,8 millones de ejemplares para las escuelas. Al año siguiente, el número cayó a 4,4 millones. Luego, 2013, el récord antes mencionado. En 2014, la compra alcanzó 9,4 millones de libros y un año después, 8,3 millones.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0