Limitación de mandatos y paridad de género

Limitación de mandatos y paridad de género

El nuevo “indulto” de la Corte dejará libres a más de 800 genocidas
Emilio de la Cueva: “las paritarias son el ámbito natural de debate y acuerdo entre el Municipio y sus trabajadores”
Encuesta: Si el balotaje fuera hoy, solo el 35 % votaría por Mauricio Macri

Se encuentra en vigencia la recientemente promulgada ley que pone fin a las reelecciones indefinidas para intendentes, concejales, consejeros escolares, diputados y senadores de la provincia de Buenos Aires. En el mismo texto indica que los jefes comunales en ejercicio y a quienes ocupen hoy una banca en la Legislatura, los concejos deliberantes y consejos escolares se les computará sus actuales mandatos como el primero, por lo que tendrán opción a una sola reelección cuando terminen el actual periodo. Así mismo se modificó la ley electoral ampliando el cupo obligatorio de participación femenina para ocupar cargos colegiados al 50%.

En buena parte de las provincias de nuestro país ya existe esa limitación para los intendentes, mucho menos frecuente es que la limitación se extienda también a concejales. La provincia de buenos Aires, suele ser sensible a las transformaciones estructurales y esta nueva ley presenta desafíos tanto para dirigentes como para la ciudadanía en general.  En primer lugar podría asociarse la imposibilidad de un tercer mandato como un obstáculo para la construcción de largo plazo. Este argumento, que puede tener sustento en casos particulares, no puede esconder su voluntad conservadora. El desafío es construir mejores dirigentes y una ciudadanía comprometida para que los planes a largo plazo sean claros y puedan ser definidos o redefinidos de manera participativa.

En segundo lugar y teniendo en cuenta la tradición que impone un fuerte liderazgo de los mandatarios locales, debemos crecer y asumir el desafío de colaborar para prevenir los posibles efectos que pueda ocasionar la perdida de liderazgos fuertes y que puedan ocasionar inconvenientes no deseados en la gestión durante el segundo mandato de los intendentes. Además, esta situación puede originar otros obstáculos políticos como la proliferación de internas o el intento de alterar el rol de los legislativos local desde donde se pueda intercalar mandatos para mantener la continuidad del mando intercaladamente. Para trabajar estas cuestiones es necesario fortalecer los canales de participación y los partidos políticos, instrumentos fundamentales desde donde planificar nuevas prácticas políticas ciudadanas.

Por ultimo y luego de dejar en claro mi acuerdo con la nueva ley,  destaco que ciertamente la reelección indefinida no es una practica que pertenezca exclusivamente al peronismo (al cual adhiero) o a los municipios con gran cantidad de población de escasos recursos económicos como lo repiten en algunos medios de comunicación escondiendo otras intenciones, sino que se ha convertido en una practica que lo excede. Por nombrar algunos ejemplos, el intendente de Saladillo, Carlos Gorosito (UCR-Cambiemos), gobernó por seis mandatos. La familia Posse (UCR- Cambiemos) de San Isidro inició su carrera en 1958 y partidos vecinales o de izquierda moderada como Martín Sabbatella que fue electo por cuatro períodos para luego delegar su liderazgo en Hernán Sabatella, sin hacer juicio de valor por ello.

No menos importante es la modificación a la ley electoral de nuestra provincia que exige la ampliación de la participación femenina en la conformación de las listas de aspirantes a ocupar cuerpos colegiados. Otra buena noticia que desafía viejas practicas y aporta a equilibrar la cancha al momento de definir candidatos y candidatas.

Lic. Juan Facundo González[1]

[1] Lic. Ciencias Sociales y Humanidades (UNQ), Mención en Teoría Social. En la actualidad realizando la Maestría en Gobiernos Locales de la misma casa de estudios. Militante Político.

COMMENTS

DISQUS: 0