Los lácteos aumentaron más de un 90 por ciento en el último año

Los lácteos aumentaron más de un 90 por ciento en el último año

Emanuel Sáez (ex Buenos Aires Karma) presenta su nuevo proyecto
El 24 de Marzo se proyectarán dos películas sobre la dictadura en la plaza San Martín
Crisis en el Hospital de Morón: los trabajadores realizarán una asamblea pública en la Plaza San Martín por la falta de insumos

Según datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC), la leche está un 82,1% más cara que en junio de 2018, mientras el yogur y el queso cremoso valen prácticamente el doble. Debido a estos incrementos, las ventas han bajado un 10 % en dichos productos.

La variedad de lácteos que más se encareció fue el yogurt firme, que hoy cuesta más del doble, lo que implica un incremento de casi el 109 %. Otro producto que prácticamente duplicó su valor es el queso cremoso, como así también los quesos pategrás y sardo, que aumentaron 93,7% respecto al mismo período del año pasado. En el caso de la leche en polvo, aumentó 87,8% el último año y 218,2% desde 2016. Por otra parte, la manteca subió más de un 83 % y, comparado con el 2016, su valor aumentó un 303,7 %.

Héctor Polino, representante legal de Consumidores Libres, sostuvo que los precios actuales de los lácteos son “inexplicables” y que por ello ha bajado la venta de estos productos un 10 %: “En Argentina, en diciembre de 2015 había un promedio de 44 litros de leche por persona al año, y hoy estamos en menos de 40 litros por persona al año. Esto quiere decir que el consumo bajó un 10%“.

La gente está optando por las segundas marcas de lácteos que, si bien han incrementado notablemente su valor, no son tan costosas como las marcas líderes. Sin embargo, según los propios datos del INDEC, han caído las ventas de estos productos a nivel general, a pesar de que forman parte de los alimentos esenciales de la canasta básica. Las variantes que primero fueron suprimidas del chango son los yogures firmes y determinados tipos de quesos, que se han convertido en lujos gastronómicos para unos pocos.

Por Daniela Yacub.

COMMENTS