Mirando al pasado

Mirando al pasado

Otra denuncia contra el accionar de la Justicia de Faltas de Ituzaingó, pone en evidencia serias irregularidades en los Juzgados Municipales
El gobierno ya liquidó las jubilaciones con el descuento y se “ahorró” 3.000 millones de pesos
Desalojo y represión en la primera protesta de la Presidencia Macri

El Kirchnerismo esta visto, pretende ser de muchas maneras. Diez años de gobierno con un cúmulo de éxitos y algunos fracasos en materia social y económica está hoy a tiro de un nuevo examen electoral. Es ahora, en este tiempo de candidaturas, cuando florecen una multiplicidad de identidades políticas que lo expresan y pretenden apropiárselo. El kirchnerismo está visto, no  se deja.

Están aquellos que lo empujan hacia la derecha y otros que lo amoldan por izquierda. Están los que pretenden filtrarlo de malas influencias y  tamizarlo de las “viejas prácticas políticas de los barones del conurbano”, y los que lo amplían al “todo vale”  y suman a la vieja guardia conservadora . El Kirchnersimo, que es esencialmente peronismo del siglo XXI esta visto, no se deja.

Después de diez años de gobierno Kirchnerista debería quedar claro para los que aun insisten en gastar horas de  su trabajo y esfuerzo en  forzar al kirchnerismo a que se defina como  una nueva identidad política o para que vuelva a ser lo que era sesenta años atrás, que aquello que tanto añoran, nunca llegara. El kirchnersimo es un movimiento político nacional y popular que contiene en su seno las mismas contradicciones  e identidades que están presentes en la sociedad argentina y así, solo así, es capaz de expresar  y contener a una amplia  mayoría popular en condiciones de darle gobernabilidad al País.

El kirchnersimo,  como expresión política contemporánea a la nueva realidad latinoamericana, es pluridentitaria, y  no solo por su pasado peronista, sino por ser parte hoy de una nueva identidad política americanista y plurinacional que gobierna en el continente

El pago chico

En las próximas elecciones, una vez más,  aquellos que siguen insistiendo en diferenciarse dentro del Kirchnersimo y proponen apropiárselo definitivamente, tendrán propuestas electorales distintas aquí, en nuestro pago chico, en Ituzaingó. Estas  listas no solo competirán en las internas del 11 de agosto, lo absurdo  es que  también competirán en las elecciones generales del 27 de octubre.

El descalzismo, con el sello del Frente para la Victoria (PJ) y el Sabbatelismo con Nuevo Encuentro, tendrán los mismos candidatos nacionales y provinciales, pero distintas propuestas para concejales y consejeros escolares. ¿Por qué?, porque cada uno cree expresar al kirchnersimo plenamente y con posiciones antagónicas e irreconciliables. Porque ambos todavía siguen creyendo que “o es una cosa o la otra” y que profundizar es excluir, limpiar o afianzar una concepción ideológica sobre otra.

Todos sabemos que no son lo mismo, todos tenemos presente que expresan ideas políticas e ideológicas diversas,  nuestra ciudad conoce de parecidos y distintos y bien vale el esfuerzo de recordárselo. Para ello este gobierno nacional, entre sus grandes aciertos, promulgo una ley de internas abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) que ordenan para adentro de cada fuerza y con la legitimidad del voto popular, las preferencias políticas.

La existencia de dos listas kirchneristas el 27 de octubre en las elecciones generales en Ituzaingó, es un fracaso de ambos sectores y agiganta una visión equivocada sobre el Kirchnerismo que ambos irresponsablemente pretenden mantener. El pasado los condena.

 

 

 

COMMENTS