Qué es la muerte súbita y cómo reconocerla rápidamente

Qué es la muerte súbita y cómo reconocerla rápidamente

La muerte súbita es la ocurrencia repentina e inesperada de una parada cardiaca en una persona que aparentemente se encuentra sana y en buen estado, c

Mapuches: El obispo de Bariloche desmiente a Clarín y La Nación
El Municipio ya comenzó a inscribir a los niñ@s y adolescentes para las colonias de verano
Ituzaingó: desde hoy rige un nuevo sistema de recolección de residuos en el centro de la ciudad
Mes de sensibilización: ¿El Cáncer de Mama se puede prevenir?

La muerte súbita es la ocurrencia repentina e inesperada de una parada cardiaca en una persona que aparentemente se encuentra sana y en buen estado, cuya principal causa es una arritmia cardiaca llamada fibrilación ventricular, que hace que el corazón pierda su capacidad de contraerse de forma organizada, por lo que deja de latir, lo que significa que la atención inmediata es vital.

Por esta razón, se hace  imprescindible saber reconocer algunos síntomas que se producen para actuar de manera rápida, para poder incrementar la probabilidad de supervivencia, pues de lo contrario se producirá el fallecimiento al cabo de algunos minutos.

El síntoma que suele suceder primero, y el más visible, es que las personas que sufren muerte súbita se desvanecen y pierden de manera brusca el conocimiento y no responden a ningún tipo de estímulo.

Pueden tener los ojos abiertos o cerrados, y luego de unos segundos, dejan de respirar y acurre la ausencia de pulso. Si no recibe atención, el color de la piel pierde rápidamente el tono rosado habitual y se torna grisáceo o azul violáceo, y las pupilas se dilatan.

La Fundación Española del Corazón, cuyo principal objetivo es la prevención de las enfermedades del corazón mediante la educación sanitaria de la población, explica que una medida de tratamiento eficaz de este padecimiento es la desfibrilación, que consiste en administrar al corazón una descarga eléctrica controlada con un dispositivo que se conoce como desfibrilador.

De esta manera se descarga la actividad eléctrica de todas las células del corazón a la vez, reiniciando la actividad del corazón, hasta que recupere su ritmo habitual, pero el pronóstico de efectividad de este procedimiento depende fundamentalmente del tiempo que transcurre entre que el corazón se detiene y se aplica una desfibrilación.

Lo primero es llamar inmediatamente al teléfono de emergencias y explicar lo mejor que podamos los síntomas, como la ausencia de pulso —ya que esto puede ayudar a que se envíe rápidamente al personal médico con el dispositivo técnico adecuado—. Si no tenemos a mano un desfibrilador, cosa es común, es importante iniciar rápidamente la reanimación cardiopulmonar, ya que así conseguiremos prolongar el tiempo en el que una desfibrilación pueda ser eficaz.

La Fundación Española del Corazón continúa señalando que durante el tiempo que llega el servicio de emergencias, debemos asegurarnos  del estado del paciente, para lo cual se mueve suavemente a la víctima por el hombro, valorando si tiene algún tipo de respuesta. Luego se debe comprobar si respira o no.

Si el paciente presenta una parada cardiaca y no respira, se deben realizar técnicas de reanimación cardiopulmonar. Se deben poner ambas manos en el centro del esternón del paciente y hacer compresiones hacia abajo con los brazos extendidos en ángulo recto respecto cuerpo de la víctima. Hay que comprimir el esternón hacia abajo unos 4-5 cm, con una frecuencia aproximada de 100 veces por minuto, e intentar que las compresiones sean rítmicas y regulares, es decir, con las mínimas interrupciones posibles. El masaje cardiaco se debe mantener hasta que la víctima recupera el conocimiento o hasta que llegue la asistencia médica.

Este artículo tiene una finalidad informativa, no dudes en acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Leer mas  Llega la primavera: cómo cuidar tu piel de manera natural

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0