Murió Osvaldo Bayer: ” Su conciencia lo seguía a todas partes, era su musa”

Murió Osvaldo Bayer: ” Su conciencia lo seguía a todas partes, era su musa”

“Su conciencia lo seguía a todas partes, era su musa”. Así define Osvaldo Bayer a Rodolfo Walsh en el prologo de “Operación Masacre”. Don Osvaldo se d

“Ella Es Tan Cargosa” gratis en las escalinatas de la municipalidad
Fuerte rechazo de la PLAC al nuevo Código Urbano de Ituzaingó
Esta noche habrá un video mapping sobre la iglesia San Judas Tadeo
Dos motochorros le disparan en la cabeza a una niña de 13 años en Villa Udaondo para robarle el celular

“Su conciencia lo seguía a todas partes, era su musa”. Así define Osvaldo Bayer a Rodolfo Walsh en el prologo de “Operación Masacre”. Don Osvaldo se define a si mismo reflejándose en Walsh. La conciencia lo persigue a el también.  

Como Juan Carlos Livraga, Bayer es el fusilado que vive, el que nos cuenta los horrores de la tragedia Patagónica con la ansiedad de quien espera liberarse algún día de tanta indignación. Herido, atormentado, su conciencia lo ha hecho protagonista de la masacre, y desde 1972 (cuando concluye su investigación) lo sigue a todas partes.

Tanto se nota que fue fusilado, que ya no hay dudas de lo que allí sucedió. Fechas, lugares, nombres, razones: todo se dice con la certeza del testigo presencial, aunque paradójicamente Don Osvaldo aun no ha nacido.

Con la publicación en 1972 de “Los vengadores de la patagona trágica” se ha abierto una grieta en territorio patagónico, la injusticia ha marcado a fuego a varias generaciones. ¿Quién puede ser tan salvaje de fusilar a los pioneros, a los que llegaron antes, a los que fundaron las ciudades? ¿Qué nación puede reclamar para si un territorio que aborrece hasta el exterminio?

Para los patagónicos, ha sido Don Osvaldo el gran hacedor de nuestra conciencia histórica, cada vez que con su dedo nos señala las tumbas masivas de la Anita, de Paso Ibáñez, o de Bella Vista, nos  involucra, nos persigue, nos impone una tarea, nos obliga.

Hasta siempre Don Osvaldo.

Esperando ser fusilados más de 600 obreros patagónicos hacen fila en la Estancia La Anita, propiedad de los Braun Menendez, dueños de la Anónima. En el centro se ve a Juan Esteban de tan solo 17 años, correo de la huelguistas, fusilado ese día.

COMMENTS