“No quiero una Justicia Macrista”, dijo Macri y nombró a un abogado de Clarín como Juez de la Corte

“No quiero una Justicia Macrista”, dijo Macri y nombró a un abogado de Clarín como Juez de la Corte

La OEA pide la inmediata liberación de Milagro Sala
Marasco: “Pozzuto fraguó su documento para ser candidato, no es de Ituzaingó”
Hurlingham lanzó una canasta con 28 productos a precios populares

El presidente Mauricio Macri nombró por decreto y sin acuerdo del Senado a los dos jueces de la Corte Suprema cuyos lugares estaban vacantes. Uno de los elegidos es el titular de la Universidad de San Andrés Carlos Rosenkrantz

Para nombrarlos, Macri se amparó en un artículo de la Constitución Nacional que permite al Ejecutivo nombrar en comisión los “empleos” que requieren el acuerdo del Senado. Los cargos tienen vigencia hasta el final del período legislativo, es decir, el 30 de noviembre de 2016, si no son aprobados antes por el Congreso. Según confirmó a Página/12 el ministro de Justicia, Germán Garavano, en paralelo a que los magistrados asuman sus funciones se iniciará el proceso de antecedentes e impugnaciones y se enviarán luego los pliegos al Congreso. Desde la oposición cuestionaron duramente el método elegido, según los especialistas, inédito en democracia.

Carlos Rosenkrantz, de 57 años. Egresado de la Facultad de Derecho de la UBA, magister y doctor en Derecho en Yale, Rosenkrantz no viene del manejo de los tribunales sino de la docencia: fue profesor en Estados Unidos en la Universidad de Nueva York, en la Richmond School of Law, en la Universidad de Denver y en España, en la Universitat Pompeu Fabra. Trabajó para el Banco Mundial en el “Programa para la Justicia”. Desde 1998, dirige la Universidad de San Andrés. Es especialista en derecho constitucional y fue asesor de la Convención Constituyente en 1994. En una entrevista con el diario La Nación, dio algunas pistas sobre cómo piensa: “La Argentina es un país muy divisivo, donde a la gente le cuesta pensar que haya lugares en el debate que no son necesariamente partidarios. Hay lugares que no presuponen ninguna facción en pugna. Es por eso que miramos mucho más para atrás que para adelante y, cuando uno mira más para atrás, establece culpas y empieza a hacer divisiones. En países más optimistas, que miran más para adelante, las divisiones se morigeran; en la Argentina, se potencian”.

En su página web el nombrado Juez de la Corte, informa a que empresas representa. Entre ellas figuran: Cablevisión, Cervecería y Maltería Quilmes, Claro de Argentina, Grupo Clarín, La Nación, La Rural Predio Ferial de Palermo, McDonald s Corporation, Musimundo, Santa María del Plata (IRSA) , entre otras, han recibido asesoramiento o fueron representadas por abogados del estudio

Entre los constitucionalistas el más lúcido para oponerse a la medida ha sido Daniel Sabsay. “El inciso 19 del artículo 99, cuando dice que se puede designar en comisión empleos que requieren acuerdo del Senado, habla de empleos del Poder Ejecutivo como embajadores o altos oficiales de las Fuerzas Armadas. Nunca, de ninguna manera, es la cabeza de otro poder (del Estado). ¿Qué grado de independencia pueden tener personas que solo dependen del dedo del Poder Ejecutivo”, explicó para agregar quizás el argumento más fuerte desde la policía en contra de la medida: “Ni siquiera a Cristina Kirchner se le ocurrió algo tan disparatado, ¿qué hubiéramos dicho si lo hacía ella? Me da mucha tristeza porque todos los pasos que dio Macri me han emocionado hasta las lágrimas y esto me horroriza”.

 

COMMENTS