Padres de niños con autismo reclaman ante obras sociales por sus incumplimientos

Padres de niños con autismo reclaman ante obras sociales por sus incumplimientos

Hoy vuelve el descuento del 50% para compras con tarjetas del Banco Provincia
Ituzaingó perdió con Luján y Diego Ayoroa dejó de ser el técnico
Actividades para disfrutar gratis este finde en Ituzaingó

‘Las obras sociales tendrán a su cargo con carácter obligatorio, la cobertura total de las prestaciones básicas enunciadas en la presente ley, que necesiten las personas con discapacidad afiliadas a las mismas’ establece el Artículo 2 de la Ley 24.901, sancionada en noviembre de 1997. Veintidós años después la ley no se cumple en su totalidad, la Superintendencia de Salud no ejerce autoridad ni control sobre las obras sociales, y estas se niegan a cubrir los servicios de los beneficiarios con discapacidad empadronados en sus filas.

La Ley 24.901 garantiza el ‘sistema de prestaciones básicas en habilitación y rehabilitación integral a favor de las personas con discapacidad’. A menos, ese es el título con el cual se la conoce.

Quienes se encuentran reclamando en esta ocasión por la falta de cumplimiento de las obras sociales, son padres y madres de niñxs con Trastorno del Espectro Autista (TEA), Trastorno Generalizado del Desarrollo (TGD) y Trastorno Específico del Lenguaje (TEL). Sus hijxs necesitan hacer distintos tratamientos terapéuticos para mejorar su calidad de vida. Lo precisan urgentemente, ya que algunxs chicxs de entre 4 y 6 años se encuentran en plena etapa de aprendizaje y es el momento ideal para incorporar nuevos hábitos que los ayude a combatir los malestares que presentan.

Sin embargo, muchas de las obras sociales se niegan a garantizar estos tratamientos, o bien extienden el período respuesta, que se vuelve eterno.

Valeria, mamá de Bastian (5 años) y vecina de Merlo, estuvo insistiendo durante dos años para que Assistencial Salud, obra social de su hijo, se hiciera cargo del tratamiento psicológico y psicopedagógico que requiere. Pero nunca se lo quisieron aprobar. ‘No puede andar con el CUD por todos lados haciendo lo que quierafue una de las respuestas que le dieron. El CUD es el Certificado Único de Discapacidad y es el que brinda a la persona que padece de una alteración funcional el derecho a gozar de las prestaciones básicas de forma gratuita.

Mientras que en la Súperintendencia de Salud no hicieron más que darle vueltas y sólo pudieron elevar un reclamo ante la obra social, que quedó en la historia como un papel más.

Hace dos años, cuando la pediatra de Bastian estaba evaluando si padecía de TGD emitió las órdenes para hacer estudios ante un neurólogo infantil, un fonoaudiólogo y un psicopedagogo. Pero Assistencial Salud rechazó las órdenes y a Valeria no le quedó más remedio que tener que pagarlo de forma particular.

Hoy acaba de presentar un recurso de amparo ante la obra social para que pueda garantizar las prestaciones de su hijo. Sin embargo, admite que muchxs padres y madres no los pueden pagar y que no es la instancia a la que se debería llegar, ya que la ley deja en claro que la cobertura debe ser del 100%.

El otro pedido que exige tiene que ver con que se le pueda brindar una maestra de apoyo en el jardín, ya que va a horario reducido y como no desarrolla habla o se pierde en espacios grandes, necesita de un acompañante profesional.

En contacto por medio de grupos de WhatsApp, Valeria se enteró de los incumplimientos con los que lidian otrxs padres de niñxs con TEA y TGD. Una madre que vive en Mar de Ajó, por ejemplo, está evaluando venir hasta Buenos Aires para llevar a su hijo al Hospital Garrahan, debido a que en la costa, IOMA no ofrece las prestaciones que requiere; o bien, supo de una psicóloga que trabajaba en un instituto y estuvo durante un año sin recibir ni ella, ni sus colegas las prestaciones correspondientes desde OSECAC. Y así muchos casos más, entre los cuales figuran también algunas prepagas, como la reconocida OSDE.

Otro problema se encuentra en las dificultades para obtener el CUD. Este se tramita en el Ministerio de Desarrollo Social, pero hay niñxs que no lo tienen o tardan mucho tiempo en que se los aprueben.

Así es como muchxs padres y madres se cansan y terminan pagando de manera particular los tratamientos que sus hijxs necesitan.

A través de los grupos por los que están en contacto se organizaron, redactaron un comunicado y comenzaron a juntar firmas. La idea es llevar la carta a la Casa Rosada para que sea entregada ante el Poder Ejecutivo Nacional.

Tanto para dar una mano al grupo que coordina Valeria como para unirse en caso de encontrarse en una situación similar, se puede contactar con ella vía Facebook por su página, o bien, a través de su celular: 15-2184-8353.

 

Por Julián Tagliaferro

COMMENTS