El miércoles se aprobaría la policía municipal y a Ituzaingó le tocarán 279 agentes

Volvieron los secuestros a Parque Leloir
El conflicto con los porteros de las escuelas se agrava y el sindicato se moviliza a la Municipalidad
Familiares y vecinos marcharon pidiendo justicia por Luciano

El titular del bloque Frente para la Victoria en la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires, Fernando “Chino” Navarro, adelantó  que el proyecto de ley para la creación de la Policía Comunal se votará en la sesión del miércoles próximo, y que la bancada en pleno votará a favor de la propuesta.

 “El proyecto de Policía Comunal fue tratado en tres comisiones y faltaba que sea abordado por la de Derechos Humanos. Nuestra intención era votarlo hoy en el recinto a pesar de que nos faltaba ese último dictamen, pero como hubo algunas observaciones de intendentes, fundaciones y organizaciones no gubernamentales nos parecía que, por la importancia de un tema que hace a la vida cotidiana de millones de habitantes, la ley merecía ser tratada sin apuro ni urgencias y evaluar cada uno de los aportes que recibimos”, explicó.

 Asimismo, Navarro salió al cruce de las supuestas disidencias internas que existían en el seno de su bloque alrededor del tema y despejó dudas. “El bloque en pleno va a votar el proyecto. La oposición hace su juego, legítimo, para buscar sacar algún rédito, pero a nosotros nos preocupa más que sacar ventaja o pensar la política en términos de show dejar en claro nuestra responsabilidad y compromiso para que la ley sea lo mejor posible”, aseguró.

Entre las modificaciones que aún se debaten, está la que refiere a la inconveniencia de que la Policía bonaerense quede operativamente sujeta a la conducción del municipio. “A nosotros nos parece que es correcto, pero es válido evaluarlo como corresponde porque hay argumentaciones técnicas, no políticas, y que creemos debemos atender”.

Además, detalló que el otro cambio que tendrá el proyecto fue incorporado a partir del aporte realizado por organizaciones ligadas a la lucha contra la violencia género, sobre todo a partir de últimos casos que se sucedieron. “Creemos que en el texto debe quedar expresado que será la Policía Comunal la que atienda estos temas con la responsabilidad, el equipamiento y la formación adecuadas”, explicó

“Los intendentes irán anualmente a informar sobre la seguridad al Concejo Deliberante, lo harán cuando se inauguren las sesiones ordinarias y den el informe anual de su gestión”, detalló. 

En relación al modo en que se podrá destituir a los jefes policiales de esta nueva fuerza, subrayó que “es un tema que aún se está analizando”. 

Las policías locales se reglamentarán para los distritos con más de 70 mil habitantes; y ya se abrió una discusión sobre la incorporación o no al partido de La Costa, donde, según el censo 2010, viven 69.633 personas. Todo indica que será incluido (se tomaría un índice de la coparticipación para justificarlo), por lo que son 42 los municipios que tendrán Policía Comunal.

La disponibilidad es de 15.000 hombres, y serán repartidos de la siguiente manera: 
-8.000 se dividirán por la cantidad de distritos. Resulta entonces que cada uno tendrá de base 190 agentes.

-Los 7.000 restantes se distribuirán con esta ecuación: se divide la cantidad de habitantes del distrito según el censo 2010 por la cantidad de habitantes totales de los 42 municipios (13.314.992); luego, la resultante se multiplica por 7.000, y eso dará la cantidad de efectivos que se agregarán a los 190 de base. Obviamente, las ecuaciones cambian si La Costa es tenida en cuenta o no. Los números que aparecen aquí son en base a 42 comunas. 

De acuerdo a este reparto a Ituzaingó le tocaran 279 agentes

Un propuesta para combatir la inseguridad en el conurbano

El debate sobre una policía conducida por cada uno de los intendentes del conurbano volvió a instalarse este fin de semana a raíz del planteo realizado por varios jefes comunales. El gobernador Daniel Scioli dijo que está de acuerdo con la idea, aunque lo cierto es que deberán analizarse algunos aspectos de importancia: quién ejercerá la jefatura de esos efectivos, dónde serán formados, quién les pagará el sueldo y, en general, cómo se financiarán los vehículos, el armamento y todo lo que sea equipamiento de la fuerza de esos municipios.

Desde hace años, Alberto Binder, uno de los especialistas en temas de seguridad que tiene una óptica progresista, viene insistiendo en que gran parte de la Policía Bonaerense debe ser transferida a los intendentes, incluyendo toda la estructura de comisarías. Binder, director del Instituto Latinoamericano sobre Seguridad y Democracia (Ilsed), considera que la provincia de Buenos Aires debe retener una especie de FBI, es decir una policía orientada a la investigación, pero todo lo que tiene que ver con seguridad y prevención de la seguridad tiene que estar –según su óptica– bajo la conducción de los jefes comunales. Se trata de una descentralización todavía más audaz que la que proponen intendentes como Sergio Massa, de Tigre, Pablo Bruera, de La Plata, Joaquín De la Torre, de San Miguel, o Jesús Cariglino, de Malvinas Argentinas.

Como es obvio, algunos de los jefes comunales jugaron la carta de la policía propia y el tema de la inseguridad para establecer una cuña política, un desmarque del oficialismo, tanto provincial como nacional. Sin embargo, es una cuestión que se viene debatiendo hace rato.

El esquema de policías dependientes de los municipios está contemplado para distritos con menos de 70 mil habitantes y supuestamente está en pleno funcionamiento. La realidad es que se trata de una semidescentralización, un proceso muy a medias. El jefe de policía de Pinamar, por ejemplo, depende tanto del intendente como del Ministerio de Seguridad bonaerense. Y, en realidad, hay dos aspectos clave donde La Plata pesa más que el jefe comunal: el sueldo lo cobran a través del ministerio y su posibilidad de ascender también viene de la capital provincial. La idea de descentralizar era parte del plan que en su momento instrumentó León Arslanian y que quedó frenado en los últimos años. La propuesta incluía el giro a los municipios de menos de 70 mil habitantes de los fondos para que se hagan cargo de todo: sueldos, vehículos, equipamiento y lo que hiciere falta.

Los ocho intendentes que ahora insisten con la idea de la policía comunal, pero ya en distritos más grandes, con poblaciones muy superiores a 70 mil personas, sugieren que una cantidad de efectivos y la diagramación de las medidas de seguridad tienen que estar en manos de los jefes comunales. En diálogo con este diario, Bruera señaló que “los policías deben ser formados en la academia de la Bonaerense, la Juan Vucetich, el mando superior tiene que estar a cargo del intendente y tenemos que ver una fórmula compartida de financiar los costos entre la provincia y el municipio”.

Daniel Scioli aceptó ayer que la propuesta debe ser analizada: “Está en línea con las políticas nacionales en materia de seguridad. Tenemos que estar unidos sin ningún tipo de especulación”. De acuerdo con varios parlamentarios consultados por Página/12, en la Legislatura hay diversos proyectos referidos a la descentralización de la Bonaerense.

Desde la óptica de Binder, no tiene ningún sentido que la provincia de Buenos Aires tenga una fuerza de 50 mil policías manejados desde La Plata. Binder siempre insistió en transferir a los intendentes la llamada policía de seguridad, es decir las comisarías, con todos los efectivos que hacen guardias, están en los patrulleros, recorren los barrios, reciben las denuncias y demás actividades relacionadas con la prevención y la respuesta inmediata. En cambio, la provincia debería retener la policía de investigaciones y los cuerpos especiales, como la infantería, los grupos Halcón y las unidades científicas.

COMMENTS