La salud de un cuarto de la población mundial en riesgo por el sedentarismo

La salud de un cuarto de la población mundial en riesgo por el sedentarismo

Los hábitos de vida propios de las sociedades actuales influyen para que todos, niños y adultos, asuman como válidos comportamientos claramente sedent

Día Mundial del Asma: 235 millones la sufren en el mundo
Principales candidatos argentinos en JJOO de la Juventud
Miles son afectados por los cortes de luz que se producen en medio de olas de calor
Más de 300 argentinos sufren Atrofia Muscular Espinal y no pueden costear el tratamiento

Los hábitos de vida propios de las sociedades actuales influyen para que todos, niños y adultos, asuman como válidos comportamientos claramente sedentarios, que inducen a la inactividad física o falta de ejercicio, considerados uno de los mayores factores de riesgo en el desarrollo de enfermedades cardiacas; incluso se ha establecido una relación directa entre el estilo de vida sedentario y la mortalidad cardiovascular.

Por esta razón, aproximadamente 1.400 millones de personas en el mundo, una cuarta parte de la población adulta, se encuentra en riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2, demencia y cáncer debido a sus hábitos sedentarios, según refleja en un estudio la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Según este organismo internacional, Argentina ocupa el puesto 18 en una lista que mide el sedentarismo en unos 160 países, por lo que se ubica entre países con menor actividad física. Los países que encabezan esta lista son Kuwait -con el 67 por ciento de la población alejada del ejercicio físico-, Arabia Saudita e Irak. En los dos últimos, más de la mitad de la población es sedentaria.

Por su parte, la Argentina tiene un promedios de 41% de habitantes que realiza actividad física insuficiente, pero este promedio es aún mayor en las mujeres, pues supera el 45 por ciento, mientras que los varones que no hacen ejercicio son alrededor del 37 por ciento.

Pero el sedentarismo es un factor de riesgo modificable, lo que significa que podemos cambiar las conductas que nos conducen a éste, con la adopción de un estilo de vida que incluya ejercicio físico reduciendo así el riesgo cardiovascular.

Además, en el caso de los niños es prioridad educarlos en la búsqueda de una vida activa, con ejercicio moderado y actividades al aire libre, debido a que hábitos de alimentación actuales, las prácticas deportivas reducidas, el tiempo que se consume en el computador, los videojuegos y la televisión se suele inducir a la adquisición de hábitos sedentarios.

COMMENTS