Santiago Maldonado sigue desaparecido: “Vivo se lo llevaron, vivo lo queremos”

Santiago Maldonado sigue desaparecido: “Vivo se lo llevaron, vivo lo queremos”

“La única realidad es que la Gendarmería se llevó a Santiago”, denunció en el acto frente al Congreso uno de los hermanos del joven desaparecido hace

En Ituzaingó, la elección está muy pareja entre Cambiemos y Unidad Ciudadana
Escape de gas en una escuela de Morón, una maestra en terapia intensiva y alumnos intoxicados
Romanelli y Rocchia reunidos en UCIADI en defensa del comercio de Ituzaingó

“La única realidad es que la Gendarmería se llevó a Santiago”, denunció en el acto frente al Congreso uno de los hermanos del joven desaparecido hace seis días tras la represión a una comunidad mapuche de Chubut.

Nora Cortiñas, de Madres Línea Fundadora, señaló que Santiago “tiene que aparecer con vida” y remarcó que “el Estado es responsable”. Apuntó contra la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich: dijo que “tiene que decir dónde lo tienen a Santiago” y después “tiene que renunciar”.

Las marchas por la aparición de Santiago se repitieron en el centro de La Plata -en las calles 7 y 50-, en el Monumento a San Martín en Neuquén capital y en la Plaza de los Pañuelos, en Bariloche.

Santiago Maldonado desapareció el 1º de agosto tras el operativo represivo de la Gendarmería y la Policía de Chubut en el la comunidad mapuche del Pu Lof de Cushamen, en Chubut. Varios testigos vieron correr a Santiago para resguardarse de los disparos que realizó la Gendarmería en su ingreso a balas de goma y plomo. Según esos testigos, Santiago no logró cruzar el río y se refugió bajo un árbol.

Desde el otro lado del río, algunas personas que lograron escapar lo vieron quedarse agazapado entre 20 y 25 minutos, hasta que lo perdieron de vista y pudieron escuchar la voz de dos de los gendarmes que habrían logrado reducir a alguien. Otra persona que se encontraba en una lomada afirmó que pudo ver a un grupo de gendarmes golpeando a un joven maniatado. Más tarde, otro hombre que se encontraba del otro lado del río también pudo observar que entre seis y ocho efectivos formaban una fila para ocultar algo que intentaban ingresar por la puerta trasera de una camioneta de la Gendarmería. Esta camioneta, de color blanco con guardas verdes, había ingresado al territorio indígena en marcha atrás, retirándose luego por la Ruta 40 en dirección a la ciudad de Esquel.

COMMENTS