El Tarifazo se cobró la primer víctima: Una niña murió electrocutada en Ituzaingó

El Tarifazo se cobró la primer víctima: Una niña murió electrocutada en Ituzaingó

La vida en el asentamiento Barrio Buen Ayre no es sencilla. Ciento cincuenta familias viven en dos manzanas sobre uno de los laterales del camino del

El “Ruidazo” en Ituzaingó se hizo escuchar
El GEI consiguió las tierras para una nueva cancha de rugby y ciudad deportiva
Distrubios entre vecinos y la policía en el Concejo Deliberante de Ituzaingó al comienzo de la sesión

La vida en el asentamiento Barrio Buen Ayre no es sencilla. Ciento cincuenta familias viven en dos manzanas sobre uno de los laterales del camino del Buen Ayre a la altura de la calle Del Cabestro en Villa Udaondo, partido de Ituzaingó. Muchos chicos y ningún servicio. Un tanque comunitario que nunca tiene agua y que abastece a todo el barrio, sin gas natural, sin cloacas y con el tendido de la red eléctrica que data de más de 50 años.

Ayer, en el “pasillo de los paraguayos“, sobre la calle Nicolas Repetto, murió Romelia Dos Santos de 14 años a consecuencia de una descarga eléctrica sobre la reja de la ventana de su habitación. La razón: Edenor retiró algunos medidores por falta de pago y las familias se colgaron. La lluvia, la humedad y los cables viejos hicieron contacto con las viviendas y el descenlace fue fatal para Romelia.

Un millón de usuarios con la luz cortada

La situación de las tarifas de electricidad está cada vez peor. La falta de pago, las deudas con Edenor y el retiro de los medidores son moneda corriente. A las familias no les queda otra opción que colgarse y la desesperación por tener energía, solo incrementa la inseguridad en las viviendas.

Según el informe del ENRE (Ente Nacional Regulador de la Electricidad), las empresas distribuidoras de energía eléctrica le cortaron el suministro a más de un millón de usuarios.

Así lo confirmó Andrés Chambouleyron, presidente del ENRE, quien aseguró el problema radica en el excesivo aumento de las tarifas que hace imposible su pago. La problemática es aún mayor debido a que muchos usuarios luego del corte del suministro, se cuelgan del servicio o del alumbrado público.

En el barrio las tarifas son impagables

F. vecina del “pasillo de los paraguayos”, nos dice que le debe a Edenor 15.000 pesos de luz. “Como hago para pagar esa factura sino tengo trabajo. De las 8 familias que vivimos en el pasillo, a uno le vino $8000 a otro $10.000 y a mi $15.000″, ¿qué quieren, que vivamos en la oscuridad? Nosotros dependemos de la luz, no tenemos gas.  Hace meses que le reclamamos a Edenor que los cables están todos viejos y que hay que cambiarlos. Hace un mes se prendió fuego un cable y aunque reclamamos, nadie vino. Hoy ya es tarde”.

La madre de Romelia vive sola con sus hijos, son muy pobres, se está organizando una colecta en el barrio para el sepelio de Romelia.

Colgarse para poder tener luz, está mal, pero peor es vivir a oscuras, sin poder tener electricidad. Desde hace tiempo que ya no podemos pagar la luz”. La vida en el barrio es cada vez mas triste. Los colectivos que van al centro van vacíos. A las 10 de la mañana, el barrio esta lleno de gente, pero no porque sea feriado, es porque no hay trabajo y los hombres se quedan en sus casas. Las changas hace rato que desaparecieron”

Edenor cortó el suministro de energía al constatar que todas las viviendas están electrificadas. La policía intenta, junto a la fiscalía establecer las razones de la muerte de la niña. Siempre tarde.

Una niña de 14 años que colgaba su ropita en la ventana de su habitación pagó con su vida una factura de Edenor que nunca debió llegarle, ni a ella ni a sus vecinos.

 

COMMENTS