Un antibiótico contra bacterias multirresistentes llegó a la Argentina

Un antibiótico contra bacterias multirresistentes llegó a la Argentina

Básquet: En Vicente López, el GEI cayó de visitante
Edificios de altura en Ituzaingó: falta de control en las normas de seguridad contra incendios y nula prevención
Se abrió la inscripción para los cursos del Polo de Innovación Tecnológica

Ya está en el país un nuevo antibiótico contra las bacterias multirresistentes o también denominadas “superbacterias”, destinado al tratamiento de adultos internados con infecciones graves por las bacterias Gram-negativas, que son resistentes a múltiples antibióticos, incluso los más potentes, por lo cual han generado alertas sanitarias a nivel internacional.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que la resistencia antimicrobiana podría causar hasta 10 millones de fallecimientos para el año 2050, por lo cual, las bacterias Gram-negativas fueron incluidas por la OMS en una lista de patógenos que “necesitan urgentemente nuevos antibióticos” y que son prioridad para orientar los esfuerzos en materia de investigación y desarrollo.

Actualmente, el mayor número de infecciones provocadas por estas bacterias se presenta en personas hospitalizadas en unidades de cuidados intensivos, que requieren procedimientos quirúrgicos, que son recién nacidos, o que se encuentran heridos por quemaduras.

Dentro de las bacterias Gram-negativas, la Klebsiella pneumoniae resistente a Carbapenems (KPC) es uno de los patógenos que presenta mayor preocupación, ya que fue detectado en las 24 provincias del país, representando el 30,2% de los casos de Klebsiella pneumoniae confirmados. La KPC, señalada como “superbacterias”, provoca infecciones asociadas con altas tasas de morbilidad y mortalidad, y es resistente a casi todos los antibióticos disponibles.

A partir de la combinación de las drogas ceftazidima y avibactam, la terapia demostró una amplia eficacia para hacer frente a bacterias resistentes a las terapias disponibles.

La avibactam (de la familia de los inhibidores de la enzima “betalactamasa”, producida por las bacterias para eludir el efecto de los antimicrobianos betalactámicos) permite restaurar el mecanismo de acción de la ceftazidima (una droga de la clase de las cefalosporinas, que forma parte del grupo de los betalactámicos) para luchar contra algunos de los agentes patógenos Gram-negativos más resistentes.

Entre otras, la nueva combinación está indicada para infecciones intra-abdominales complicadas, infecciones complejas del tracto urinario y neumonías adquiridas en el ámbito hospitalario, como por ejemplo la neumonía asociada al uso de respiradores.

COMMENTS

DISQUS: 0