Un joven desesperado busca ayuda para poder viajar a Mendoza y ser operado de un tumor

Un joven desesperado busca ayuda para poder viajar a Mendoza y ser operado de un tumor

Ituzaingó: fue dado de alta el bebe de 11 meses contagiado de coronavirus
Argentina es el país de mayor consumo de antibióticos en la región

Sebastián Alejandro Amurín D’Amico (23) es vecino de la localidad de Moreno, zona Oeste del Gran Buenos Aires, sufre de una extraña enfermedad y necesita operarse urgente, pero para ello debe viajar a la Provincia de Mendoza.

Hace seis años, el joven, fue diagnosticado con sarcoma embrionario de maxilar superior, un tumor que se destaca por ser muy agresivo y por crecer demasiado en muy poco tiempo. Se hizo viral tras subir un video a través de su cuenta de Instagram, pidiendo ayuda económica, buscando así un auspiciante o alguna autoridad que pueda apoyar su viaje a Los Ángeles, en donde se encuentra un doctor especialista en cara y cuello que podría lograr operarlo ya que en Argentina sería imposible la operación.

Sebastián, recibe ayuda diariamente de personas solidarias que depositan dinero a través de su caja de ahorro. Gracias a todos ustedes por darme fuerza, uno a veces dice basta y se cansa, pero hoy lo vuelvo a intentar una vez más hoy me pongo en pie de guerra, ya llevo seis años y no voy a bajar la guardia ahora, declaró, el joven en un video que compartió a través de Instagram.

La enfermedad apareció en Agosto del 2014, luego de cumplir sus 18 años. En Diciembre, se realizó una microcirugía para diagnosticar la masa tumoral que tenía en el maxilar derecho. En 2015, comenzó con tratamientos de quimioterapia. ”Fueron 6 ciclos de quimioterapia, donde tuve una muy buena respuesta al 100% de los tratamientos”, recordó.

Luego de ocho meses, la enfermedad volvió a reincidir. En el 2016, en una consulta con oncología, lo derivaron al servicio de máximo facial para sacar el tumor, al Hospital General de Agudos “Dr. Ignacio Pirovano”. “Allí, me hicieron estudios, pidieron prótesis, llego el día de cirugía en el año 2017, dónde ellos vuelven a indicar rayos, pero me habían dado una mala información, dijeron que me iban a lastimar lo que era la tiroides y yo no sabía muy bien cómo tratar eso, entonces como no tenía la información, me asuste y dije que no quería.

En 2018, me vuelven a hacer una cirugía. Mientras estaba esperando las biopsias, porque no tenían reactivo en el hospital, en eso vuelvo a sentir una masa tumoral, doy aviso a los médicos del Pirovano, y ellos hicieron un plan de abordaje de cirugía. Estaba todo perfecto, me hicieron los prequirúrgicos, pero me mandaron a hacer una resonancia y me tardó 3 meses en obtener los resultados.

Los cirujanos vieron que el tumor creció, ellos decidieron hacer un comité de tumores que tardó un mes. Más tarde, se comunicaron conmigo para decirme ‘esto está inoperable‘. Me enojé mucho, porque no fue negligencia mía, sino de ellos el que yo esté ahora así.

En 2018, me cambié al Hospital Nacional “Dr. Baldomero Sommer”, allí arranqué con el tratamiento de radioterapia, pero llegué hasta la octava sesión y tuve que abandonar por alta toxicidad, y como tenía mucho dolor, me dieron morfina cada cuatro horas.

En 2019, volví a retomar radioterapia, pero en la octava sesión tuve que dejar de nuevo por alta toxicidad, era demasiado para mi cuerpo, no lo aguanté. En febrero del mismo año, me volvieron a internar para hacerme una alta dosis de tratamiento de quimioterapia. Pero no midieron la dosis y no sé dieron cuenta que yo había recibido tratamiento en el 2015. Entonces al poco tiempo, caí en un pozo plaquetario, es decir, la médula ósea no estaba produciendo plaquetas en mi cuerpo, estuvo a punto de dejar de funcionar por tanta toxicidad dónde estuve sin defensas.

Me dieron el alta y me dijeron que me quedaban dos meses de vida, me mandaron a morir a mi casa, a todo esto con un daño psicológico y con una depresión enorme. Fueron meses demasiado difíciles para mí, había decidido no seguir con ningún tipo de tratamiento. Me había cansado, quería disfrutar lo último que me quedaba con mis seres queridos.

Más tarde, fui al Hospital Oncológico de José C. Paz, actualmente, me estoy tratando ahí. Me recetaron Pazopanib 800 miligramos diarios, una droga de tercera línea oncológica. La verdad que me está tratando de manera genial, estoy tomando la medicación, sí bien la respuesta es lenta, ésta es buena porque está reduciendo el tumor poco a poco.

Ahora queremos buscar una respuesta quirúrgica, porque el 90% del tumor es quirúrgico, pero es muy costoso, ya que también necesito viajar para poder llevarlo a cabo, cubrir los gastos post operatorios, y la estadía de mi familia. Por eso, decidí hacer todo esto público para pedir ayuda. El Doctor Eduardo Sosa, se comprometió con un grupo de cirujanos en donar la operación. Así que estamos tirando para adelante, recibiendo mucha ayuda. Esto es una lucha constante, todos los días es luchar, remar contra la corriente. Ojalá esto le llegué a una máxima autoridad, y ojalá ésto sea una anécdota el día de mañana, concluyó.

Por, Juan A. Medina.

Contacto

CBU: 0170130840000006757946 está a nombre de mi mamá, Maria De Las Mercedes D’amico.

Mercado pago: [email protected]

Mi celular: +5401155804875

COMMENTS

ok
recibir noticias
Noticias gratis en tiempo real. Para recibirlas agendanos como DIARIO LA CIUDAD