Una más y van: ya no será obligatorio levantar las barreras de los peajes cuando hay embotellamiento

Una más y van: ya no será obligatorio levantar las barreras de los peajes cuando hay embotellamiento

Las empresas concesionarias de las autopistas del AMBA, lograron que el gobierno nacional derogara la resolución que las obligaba a levantar las barre

Básquet: el GEI volvió a la victoria
Asaltaron la sucursal del Santander Río de Parque Leloir
Victoria Vannucci le reclama millones de pesos al Municipio de Ituzaingó

Las empresas concesionarias de las autopistas del AMBA, lograron que el gobierno nacional derogara la resolución que las obligaba a levantar las barreras cuando había embotellamiento de vehículos esperando pagar el peaje.

Los cambios en la reglamentación se conocieron luego de que  las empresas informaran mediante carteles que  el Acuerdo Integral de Renegociación,  establece que a partir del 23 de enero pasado se dejó sin efecto “la obligación de levantamiento de barreras por tiempos de espera en las estaciones de peajes”. 

Antes, cuando las filas de autos superaban los 15 vehículos o las esperan eran mayores a dos o tres minutos (según se tratara de carriles exclusivos o de transporte mixto, respectivamente) los puestos estaban obligados a levantar sus barreras para agilizar el tránsito.

En el acuerdo firmado entre el Gobierno y las empresas, se deja en claro que el cambio se relaciona al “avance de la tecnología” y a la posibilidad que otorgan los sistemas electrónicos de pago, como el TelePase, que permiten abonar sin detener del todo el vehículo.

Primero los aumentos

Los peajes de los accesos Norte y Oeste tuvieron en enero un incremento de 33% en promedio. Ahora un automóvil debe pagar entre $38 y $75 para acceder a la ciudad de Buenos Aires desde esas autopistas. Quienes utilicen el Acceso Oeste debe pagar $38 en hora promoción, $53 en hora valle y $65 en horas pico y congestión, con la modalidad de pago manual.

 

COMMENTS

DISQUS: 0
Si queres recibir noticias en tiempo real, mandanos un OK