Abuelas encontró a la nieta 117

Abuelas encontró a la nieta 117

Se presentó el programa nacional para estudiantes “PROGRESAR”
PASO: Cristina ganó la elección por 40.000 votos

Una mujer de 37 años confirmó por exámenes genéticos que nació en cautiverio y que es hija de un matrimonio desaparecido durante la última dictadura en Mendoza, con lo cual se ha convertido en la nieta 117 que recupera su verdadera identidad. Se trata de la nieta de María Domínguez, presidenta de Madres de la provincia.

Así lo informaron hoy las Abuelas de Plaza de Mayo y precisaron que en julio pasado la mujer se realizó el estudio de ADN en forma voluntaria y el último jueves tuvo conocimiento de que “es hija de Walter Hernán Domínguez y Gladys Cristina Castro” y “con beneplácito recibió la noticia”.

Los padres militaban en el Partido Comunista Marxista Leninista (PCML) y trabajaban -él de chofer de colectivo y ella en una panadería- hasta que el 9 de diciembre de 1977 fueron secuestrados por militares en la casa que ocupaban en Luzuriaga 84, Villa Marini, Godoy Cruz. 

“Desde entonces no se supo nada de ellos“, dijo la presidenta de Abuelas, Estela de Carlotto, en una conferencia a la que asistieron las dos abuelas de la mujer y un tío paterno.

“En 1994 el Movimiento Ecuménico de los Derechos Humanos (MEDH) de Mendoza envió a Abuelas una denuncia anónima que decía que apareció una niña en un hogar de una pareja mayor de un día para otro e inscripta como hija propia”, puntualizó Carlotto.

Pese a aquel anticipo recién este año pudo llevarse a cabo el análisis del caso en la Comisión Nacional sobre la Identidad (CONADI) y el examen en el Banco Nacional de Datos Genéticos, que arrojó la identidad real de la mujer.

Las Abuelas estiman que aún existen unos 400 hijos de desaparecidos que fueron apropiados por represores o allegados a éstos durante la dictadura y todavía desconocen su verdadero origen familiar.

 

¿Quiénes eran los padres de María Domínguez?

Gladys Castro y Walter Domínguez, los padres de la nieta recuperada N° 117, se casaron el 19 de noviembre de 1976. Alquilaban un inmueble en calle Luzuriaga 84 de Villa Marini, Godoy Cruz.

Gladys trabajaba en una panadería y Walter era chofer del transporte público. Ambos militaban en el Partido Comunista Marxista Leninista.

El día 9 de diciembre de 1977, cerca de las 2 de la madrugada, cuatro individuos encapuchados y uno sin capucha, armados y vestidos de civil, derribaron la puerta de entrada de la casa de Luzuriaga 84 e ingresaron por la fuerza al domicilio donde vivían Gladys y Walter, según consta en una denuncia radicada por el Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos

Al escuchar los gritos de auxilio, los vecinos fueron a la casa a socorrerlos. Pero las personas que hacían el operativo les dijeron que eran personal policial y los echaron.

Según la querella presentada en 2006 por el abogado Pablo Salinas, “se trató de un importante operativo, en el que intervinieron varias personas movilizadas en al menos tres vehículos. Rodearon toda la cuadra, evitaron la presencia de vecinos en la calle, y secuestraron a la pareja”.

Nada más se supo de Gladys, de Walter, ni de el bebé por nacer. María Domínguez vivió con esa incertidumbre durante 38 años.

 

También quisieron llevarse al otro hijo de María

Ese mismo día, alrededor de las tres de la madrugada , un grupo organizado de personas compuesto por cuatro encapuchados y comandado por el hombre sin capucha y con una barba postiza se presentó al domicilio de Osiris Domínguez, padre de Walter, quien, a pesar de la hora, estaba despierto y trabajando.

Apuntándolo con varias armas lo obligaron a franquearles el ingreso, mientras le preguntaban por su otro hijo, Osiris Rodolfo. Cortaron los cables del teléfono y revisaron la casa, pero no encontraron a quien buscaban. Poco tiempo después, Osiris hijo debió exiliarse en Francia.

“El hecho descripto se enmarca claramente en el accionar de la Subzona 33, pues fue ejecutado contra un grupo de personas por su pertenencia, afinidad o proximidad a un sector de ideas políticas. Grupos que – como se describió en la causa 56 F – fueron detectados, perseguidos, secuestrados y por último eliminados sin que se los relacionara con la comisión de delitos terroristas u otros”, dice la causa, que data de 2006.

 

La justicia les dio la espalda

Los padres de Gladys y Walter realizaron una intensa búsqueda, concurrieron a todas las comisarías, embajadas, ministerios e incluso iglesias, sin ningún resultado positivo.

Interpusieron varios recursos de Hábeas Corpus, tales como el que tramitó bajo el Nº 38.220-B caratulado “Recurso de Hábeas Corpus a favor de Domínguez, Walter Hernán; Castro de Domínguez, Gladys y Domínguez, Osiris Rodolfo”, iniciado el 12 de diciembre de 1977, y que fue rechazado por el juez interviniente.

En mayo de 1998 y octubre del 2000 se declaró la ausencia por desaparición forzada de ambos cónyuges en los autos Nº 140.504 caratulados “Domínguez, Walter p/ Desaparición” y autos Nº 119.335 caratulados “Castro, Gladys Cristina p/Des. Forz.”.

El hecho fue denunciado ante la CONADEP y consta en los legajos Nº 1546 y 1547.

 

image55e4888b718dd2.76371461

COMMENTS

ok
recibir noticias
Noticias gratis en tiempo real. Para recibirlas agendanos como DIARIO LA CIUDAD