fbpx

Castelar: el geriátrico ‘Siempre Ser’ descuida y explota a los trabajadores de salud en plena pandemia

Castelar: el geriátrico ‘Siempre Ser’ descuida y explota a los trabajadores de salud en plena pandemia

Mientras que según el convenio de FATSA (Sanidad), asistentes geriátricas y auxiliares de enfermería perciben como salario básico entre 35.000 y 37.000 pesos (a lo que se le deben sumar premio y quitar descuentos), más una suma no remunerativa de 4.500; las trabajadoras comentan que cobran sueldos de entre 20.000 y 25.000 pesos, sin que se les reconozcan las horas extras que realizan.

Algunos tips para trabajar desde casa durante la cuarentena
Hurlingham: Los Bomberos Voluntarios inauguraron un autocine para paliar la crisis

Siempre Ser’ es un geriátrico boutique ubicado en Castelar Sur, que se dedica a la atención personalizada de los pacientes allí internados. Cuenta con ambientes confortables, un parque con pileta y demás instalaciones que se proponen brindar un lugar agradable para la residencia. Incluso, ofrece diversas actividades recreativas para mantener activo el estado cognitivo en las personas de edad avanzada.

Lamentablemente, hace tres semanas el virus llegó al geriátrico y se propagó tanto en las pacientes, como en el personal de salud. Cinco abuelas contrajeron Coronavirus, de las cuáles una de ellas estuvo internada y ya se recuperó, dos padecieron síntomas leves y se encuentran mejorando, y otras fueron diagnosticadas recientemente, según se reveló a La Ciudad.

Por parte del personal, fueron tres las trabajadoras que hasta el momento padecieron la enfermedad. Una de ellas se recuperó y se reinsertó laboralmente, mientras que otra de ellas no concurre más a trabajar, por motivo desconocido.

Mas allá de los casos que se manifestaron en el Hogar, cuyo propósito de la nota no es alarmar a partir de ello, personal de ‘Siempre Ser’ manifestó sobre las malas condiciones salariales bajo las que prestan su trabajo, la desinformación respecto del cuidado de las pacientes y diversas fallas para garantizar la protección de trabajadoras y pacientes.

Se presupone que el contagio del virus se dio a raíz de una enfermera que asistió estando asintomática. Tres semanas antes, el médico del establecimiento había padecido la enfermedad, pero parece no haber repercutido en la asistente, ya que resulta lejano en el tiempo. Fue a partir de ese entonces, que se les brindó por primera vez a las trabajadoras el material de protección personal, que hasta el momento no utilizaban, según se mencionó a este medio.

El segundo caso que se manifestó fue en una de las abuelas, lo que llevó a los dueños del lugar a realizar diagnósticos a todas las residentes y trabajadoras. El mismo fue llevado a cabo por la Secretaría de Salud de Morón y brindó un nuevo panorama sobre quienes contaban el virus, para poder intervenir al respecto.

Castelar: el geriátrico ‘Siempre Ser’ descuida y explota a los trabajadores de salud en plena pandemia 1

Sin embargo, el modo en que se acudió luego de esta situación es el que resulta objeto de crítica para las fuentes consultadas. En lugar de destinar personal de atención exclusivo para asistir a las pacientes que contrajeron Covid-19 y que permanecían aisladas en una habitación distinta, las trabajadoras del geriátrico tuvieron que tratar tanto a las abuelas contagiadas, como a las demás, provocando el riesgo de seguir propagando el virus dentro del lugar.

‘Mi opinión es que cada persona que esté infectada tiene que contar con una enfermera. Lo que observo es que las enfermeras van al fondo (por los casos positivos) a tomar la presión y después vienen adelante y le toman el termómetro a otra paciente que a lo mejor está sana’ expresó una de las trabajadoras vinculadas al Hogar de ancianos.

Según se detalló al medio, para asistir a las pacientes diagnosticadas con Coronavirus el personal se coloca un camisolín encima del otro, que luego es quitado e higienizado. El uniforme inferior sigue siendo el mismo y en cuanto al ambo médico, se insta a las empleadas que lo laven en sus casas, en vez de ser lavado en la residencia.

Asimismo, denunciaron que en vez de contar con camisolines descartables, cuentan con uno solo, cuyo material es de plástico. Mientras que por parte de las gafas, se las intimó a que si las rompían se les descontaría del sueldo.

Licencias sin sueldo, recibos truchos y salarios fuera de convenio

A partir de los casos de Covid en el geriátrico, se otorgaron licencias preventivas a las trabajadoras, de modo tal que fueran cubriéndose mutuamente. Sin embargo, el personal reclama que estas licencias no son pagas e incluso, descuentan del salario el presentismo y otros premios.

Castelar: el geriátrico ‘Siempre Ser’ descuida y explota a los trabajadores de salud en plena pandemia 2

Mientras que según el convenio de FATSA (Sanidad), asistentes geriátricas y auxiliares de enfermería perciben como salario básico entre 35.000 y 37.000 pesos (a lo que se le deben sumar premio y quitar descuentos), más una suma no remunerativa de 4.500; las trabajadoras comentan que cobran sueldos de entre 20.000 y 25.000 pesos, sin que se les reconozcan las horas extras que realizan.

Para colmo, por recibo les liquidan un solo día trabajado por semana, evadiendo de este modo una amplia cifra de aportes de seguridad social. ‘En el sindicato si los denunciás, ellos van y te avisan. Están arreglados, ya le pasó a una chica que los denunció y la terminaron echando’ menciona una de las trabajadoras.

También cuentan que el mes pasado realizaron una compensación por buen compañerismo a la mitad del personal, mientras que les pidieron a las trabajadoras que lo percibieron que le dijeran al resto de las compañeras para ‘ver si se motivaban y trabajaban más’.

En lo que refiere al manejo de la situación tras la llegada del virus al Hogar, el personal remarcó que no se realizó la desinfección necesaria. Las mismas mucamas higienizaron con sanitizante, ante lo que comentan que no es suficiente y que dicho trabajo debe ser realizado profesionalmente por terceros, además de haber evacuado el espacio para mayor prevención.

Otra de las falencias que reclaman es la falta de información respecto a cómo proceder para cuidar a las pacientes. Nunca se les explicó como intervenir eventualmente, desde que se originó la pandemia, ni lo hacen mientras se desarrollan los casos. La rotación de personal en el Hogar es una constante, debido a que algunas empleadas ingresan y a las pocas semanas son desvinculadas. Ante este hecho, tampoco se les avisa a las ingresantes de la situación que se afronta en el lugar.

La misma preocupación aplica para el caso de que alguna de ellas llegara a manifestar síntomas, ya fuese si se encuentran trabajando o de licencia en sus casas. Ya que, por más que diagnosticaron a todas, se siguieron replicando casos positivos semanas después.

Castelar: el geriátrico ‘Siempre Ser’ descuida y explota a los trabajadores de salud en plena pandemia 3

Las abuelas reciben una muy buena atención dentro de ‘Siempre Ser’, se las cuida permanentemente, están muy bien alimentadas y se les brinda un fuerte acompañamiento emocional.

Todo ello se puede apreciar a través de las redes sociales, por donde se comparte diariamente las actividades que realizan, para que sus familias puedan verlas, pese al distanciamiento y todo lo emocional que el contexto genera.

Sin embargo, cuidar del personal y reconocer su labor es casi tan importante como cuidar a las residentes mismas. El ofrecimiento de un servicio de calidad, del cual la institución se vanagloria, se debe condecir con el aprecio de quienes lo conforman y son, en definitiva, quienes brindan su atención.

Hasta el momento de publicación de la nota, La Ciudad intentó comunicarse con autoridades de la residencia por distintas vías y aún no obtuvo respuestas.

Por Julián Tagliaferro

ok
recibir noticias
Noticias gratis en tiempo real. Para recibirlas agendanos como DIARIO LA CIUDAD
A %d blogueros les gusta esto: