Cuidado: Las app de delivery te hacen “responsable solidario” si el repartidor tiene un accidente

Cuidado: Las app de delivery te hacen “responsable solidario” si el repartidor tiene un accidente

Cómo desactivar tu WhatsApp en caso de robo o pérdida del celular
Alerta por la nueva estafa que está circulando a través de WhatsApp

Cuando una persona utiliza el servicio de alguna aplicación de envío “el consumidor del servicio, que pide una pizza o una docena de empanadas, termina siendo “responsable solidario” por la situación laboral del trabajador precarizado”; es decir, del motociclista o ciclista que lleva el delivery, según alertó Maximiliano Arranz, secretario adjunto de ASIMM (Asociación Sindical de Motociclistas, Mensajeros y Servicio) durante una entrevista realizada en Radio La Ciudad de Ituzaingó.

Arranz advirtió que las cláusulas de los contratos que se aceptan cuando se descarga y utiliza una aplicación para el servicio de envío —esas que casi nadie lee— “son verdaderamente leoninas, lo que muestran es muy poco y casi todo en letra chica”.

Según explicó, en los casos de “Pedido ya”, Rappi, Globo, Uber Eats, GO! Delivery, o cualquier aplicación de mensajería, cuando aceptás contratar el servicio, el consumidor sería algo así como el empleador del repartidor en lo que dura el delivery ¿Qué pasaría si el trabajador choca o tiene algún accidente, sería responsable solidario? “Eso lo marca la ley per se, cuando uno consume el servicio puede terminar siendo responsable solidario por utilizar un servicio que no está en las condiciones que marca la normativa vigente”, aclaró Arranz, “pero más allá de esto que es general para la ley, las distintas aplicaciones se lo hacen firmar al consumidor de manera explícita, lo que pasa es que el consumidor nunca lo lee”.

Señaló además que con el tema de “responsabilidad solidaria” el sindicalismo, históricamente, lo usa como factor de presión, pero no con el consumidor final sino con las grandes empresas. “Es decir, si ustedes compran en una cadena de comidas rápidas con una de estas aplicaciones, que tienen un formato bastante “fantasmal” con el que es muy difícil reclamarles, los sindicatos lo que suelen hacer es reclamarle como responsable solidario a la casa de comida rápida. Pero esta nueva situación, donde le hacen firmar al consumidor final, como que firma un contrato circunstancial de relación laboral con el motociclista o ciclista que lleva el pedido, lo que puede desencadenar, si los abogados se avivan, es en una catarata de cartas documento a los consumidores”.

Según lo que señala Arranz, si un motorizado luego de entregar una pizza tiene un accidente, el consumidor que pidió la pizza podría recibir una carta documento informándole que se inició un juicio por daños y perjuicios por el accidente que tuvo el delivery, en solidaridad con la pizzería. “Lo más probable es que el trabajador le haga una carta documento a la aplicación y esta le responda que él firmó un contrato con quien pidió la comida”.

Ante la pregunta de por qué demoraron tanto en esta denuncia, el sindicalista respondió que “lamentablemente a veces las leyes se ignoran en función de los tiempos políticos que se vivan. Creo que la diferencia está, y lo digo sin ninguna animosidad partidaria porque yo soy un trabajador, no hago política, pero cambió el gobierno y cambiaron algunas aptitudes para con las plataformas”.

Denunció además que estas aplicaciones están funcionando de manera ilegal en la Argentina, porque a diferencia de otras partes del mundo, en este país las actividades de mensajería y de reparto domiciliario están completamente reguladas por diferentes leyes y resoluciones, las cuales no son cumplidas por las app.

Sin embargo, agregó que esta situación de precariedad a la que someten a los trabajadores es la más visible, pero hay otra que no se ve y de la que se ha comenzado a hablar recientemente, y es que según señala estas aplicaciones son un gran Caballo de Troya para la clase media, porque “se terminan quedando con los negocios”.

“A veces por aumentar las ventas, los comerciantes adhieren al servicio de las plataformas, pero estas no solamente le proveen el servicio de envío, que se cobra aparte, sino que se quedan con un porcentaje de las ventas que suele llegar hasta el 35 y 40 por ciento”.

“La gran problemática es la siguiente: en una ecuación original uno tiene un 80% de las ventas por mostrador y con la plataforma sube un 20% más, el tema es que eso se termina invirtiendo porque la gente se acostumbra a comprar por la plataforma”. Estas denuncias se suman a muchas anteriores que este sector laboral ha estado realizando contra la manera en que funcionan las aplicaciones en relación con quienes prestan el servicio de mensajería.

Para finalizar, denunció que las aplicaciones no les han dado las herramientas necesarias para trabajar durante la pandemia y sostiene que todas estas denuncias no provienen de una falta casual. “Esto no es producto de un error, ni siquiera de la desidia de las plataformas, esto es un modelo de negocio que están tratando de implementar en todo el mundo y por lo menos en Argentina estamos tratando de dar la pelea para que no lo puedan imponer”.

COMMENTS

DISQUS: 0
ok
recibir noticias
Noticias gratis en tiempo real. Para recibirlas agendanos como DIARIO LA CIUDAD