fbpx

Deuda pública en Argentina

Deuda pública en Argentina

7 años sin Jorge Julio Lopez
Mañana habrá paro de trenes en todo el País

Para sostener su argumento se basó en datos del Ministerio de Economía: en Junio de 2012 la deuda era de U$S 182.000 millones, y se la comparó con el monto a Diciembre de 2001, cuando la deuda era de U$S 144.000 millones. “Estamos pagando intereses a razón de U$S 27 millones por día, o sea U$S 1 millón 125 mil por hora, o sea U$S 18.750 por minuto, o sea U$S 312 por segundo”, sostuvo el conductor del programa, dándole más dramatismo a la situación. Se planteó que por este camino se hipoteca el futuro de las generaciones venideras, y no se diferenció el distinto riesgo que implica la deuda interna (pesos) de la externa (dólares).

Todos éstos argumentos merecen ser analizados con alguna cuota de rigor económico.

1) Evolución de la deuda pública 2001-2012

Medida en términos nominales se podría decir que la deuda creció (pasó de U$S 144.000 millones a U$S 182.000 millones), pero nadie analiza si el endeudamiento de un país es alto o bajo según cuanto adeude nominalmente.

El nivel de endeudamiento de un país se mide en términos relativos. Esto tiene su lógica, ¿si la deuda pública de Estados Unidos fuese también de U$S 182.000 millones, eso significa que esta deuda y la argentina son equiparables? Obviamente que no. El endeudamiento de un país se suele medir respecto de su producción (PBI), cantidad de reservas o recaudación anual. Aplicando la primera relación, la deuda pública argentina en el año 2001 equivalía al 55% del valor de su producción, mientras que para el 2012 el ratio deuda-producto es del 41%.

Comparándola con las reservas, en 2001 las reservas alcanzaban a cubrir solo el 9,8% de la deuda, en 2002 el 7,2%, en 2005 cubrían el 22,5% de la deuda y en 2012 las reservas cubren el 31,4% de la misma.

Si comparamos la deuda con la recaudación del Estado Nacional, en 2001 implicaba 2,87 veces la recaudación, en 2002 era 9,46 veces y en 2011 era de 1,77 veces la recaudación.

Si el endeudamiento de un país sube porcentualmente menos que su PBI, podría decirse que ese país se encuentra más holgado. En términos domésticos, el caso de una persona que está endeudada por $2000 y cobra un sueldo de $3500 es mucho mas grave que el de una que debe $4000 pero cobra $9000 de sueldo, aunque nominalmente deba más.

grafico deuda 1

2) Deuda interna y externa

Al hablar de U$S 182.000 millones de deuda, los dólares son solo una unidad de medida. También se la podría medir en pesos, oro o zapallos. Que la deuda pública se mida en dólares no implica que sea exigible en esa moneda, y eso es un dato muy importante, de hecho hace la diferencia. De la misma manera que es importante saber quiénes son los acreedores.
La deuda que principalmente debe preocupar es aquella exigible en dólares, ya que la divisa es un bien escaso fundamental para el desarrollo del país. La falta de dólares nos empujó a recesiones en reiteradas ocasiones, por lo tanto un endeudamiento alto en esa moneda puede ser muy nocivo.

Dentro de los compromisos en dólares también están las deudas contraídas de Organismos Multilaterales de créditos. El pago de sus vencimientos siempre va a implicar salida de divisas de la economía local. Además este caso cuenta con el agravante de que, en caso de peligrar su pago, estos organismos podrían tomar represalias o presionar al gobierno para que tome determinadas medidas, como sucedió en Argentina en 2001 con el FMI.

Actualmente la deuda pública argentina es principalmente en pesos e intra-sector público: el 55% del total está en manos de distintos organismos del Sector Público Nacional. El 45% restante se distribuye en un 31% que corresponde a financiaciones –principalmente títulos públicos- en cartera del sector privado, y en un 14% en mano de Organismos Multilaterales o Bilaterales de crédito.
La deuda en moneda extranjera y en manos de privados representa solo el 9,4% del PBI, un nivel muy bajo que permite afrontar los compromisos sin demasiado riesgo

3) Financiamiento a través de organismos públicos

Lo que se suele decir es que con el endeudamiento se “desfinancia a los organismos públicos (Banco Central, ANSeS, PAMI, Banco Nación, etc.)”; lo que por ejemplo implicaría “que falte plata para los jubilados”. Eso podría ser así si estos organismos funcionasen aislados unos de otros, pero no es caso, sino que se encuentran interrelacionados.

Se ve mas claro observando sus balances en forma consolidada, es decir viendo al Sector Público Nacional como un todo, entonces veremos que lo que hay es una transferencia de recursos de una institución a otra, de modo que no existe la posibilidad de que falte la plata de los jubilados: llegado el indeseado caso de que algún organismo público tenga dificultades financieras, sea por el motivo que sea, puede ser socorrido con fondos del Estado Nacional provenientes de otro lugar. Nunca dejará de cumplirse los compromisos elementales si existe la intención de no hacerlo.

4) Consecuencias en las generaciones venideras

Aquí hay otro argumento del “peligro” de nuestra deuda actual. Se esgrime que afectará a las jubilaciones de quienes trabajan hoy, o que la deuda interna actual la pagarán las próximas generaciones. Volvemos a lo mismo, eso es cierto cuando la deuda es externa y en dólares, pero no cuando la deuda es intra-sector público.

Lo que tenemos con deuda interna es fondos tomados de actores de la economía local, que se les pagará también a actores locales. Se toma deuda de argentinos y se le pagará a argentinos. En todo caso con lo que nos podemos encontrar es con un deterioro en la distribución del ingreso, ya que quienes compren el grueso de los bonos que emita el Estado cuando se endeude no serán ciudadanos comunes, sino instituciones financieras, y ellas serán quienes reciban el posterior pago con intereses.

Por Rodrigo Ercolani y José María Fernández

 

COMMENTS

ok
recibir noticias
Noticias gratis en tiempo real. Para recibirlas agendanos como DIARIO LA CIUDAD
A %d blogueros les gusta esto: