fbpx

La contundencia del Real Madrid fue más que las ganas de Messi y compañía

La contundencia del Real Madrid fue más que las ganas de Messi y compañía

Con goles de Valverde, Ramos y Modric, el Real Madrid le ganó 3-1 a Barcelona. Ansu Fati había empatado para los de Koeman. Messi sigue sin poder convertirle al eterno rival.

Fútbol en vivo en un formato cómodo para los aficionados
Quique Setién: “Messi es difícil de gestionar”

El Real Madrid de Zinedine Zidane se quedó con El Clásico de España, ganándole por 3-1 al Barcelona de Ronald Koeman en el Camp Nou. Luego de dos derrotas inesperadas, los Merengues no solo volvieron al triunfo, sino que capturaron la cima de la Liga y superaron a los Culé en el historial.

La fecha 7 de La Liga de España es de aquellas que todo futbolero marca cuando se dan a conocer los fixtures de cada temporada. Barcelona de un lado, Real Madrid del otro. El renovado conjunto catalán del holandés Koeman y Lionel Messi, contra el Real Madrid de Zidane que -al igual que su histórico rival- busca reinventarse.

Ambos llegaban de una derrota liguera: Barcelona 0-1 ante el Getafe; Real Madrid 0-1 ante el ascendido Cadiz. La diferencia radicaba en el estreno copero de cada uno. El Blaugrana comenzó la Champions con el pie derecho, ganándole 5-1 al Ferencvaros, mientras que los de la Casa Blanca cayeron 2-3 ante el Shakhtar Donetsk.

En un inicio de partido frenético y jugándose de arco a arco, los de Zidane golpearon primero. A los 5 minutos, Benzemá retrocedió para recibir y, con la complicidad de Piqué y Lenglet que salieron vaya uno a saber donde, habilitó al uruguayo Federico Valverde. El ex hombre de Peñarol definió cruzado ante la salida de Neto y decretó el 1-0.

Rápido de reflejos, Barcelona acusó el golpe e igualó las acciones. A los 8 minutos, Messi bajó a buscar la pelota hasta la mitad de la cancha y sorprendió a todos con una exquisita habilitación para Jordi Alba, que -como es habitual- envió el centro al área chica y Ansu Fati apareció para empujarla. La jóven promesa de la cantera blaugrana convirtió el gol número 400 de los Culé en El Clásico.

Dos goles en menos de diez minutos eran un buen augurio para el resto del encuentro y los protagonistas no defraudaron. Primero fue Messi el que dominó dentro del área, gambeteó y definió de derecha, pero Courtois le ahogó el grito de gol. Luego Benzema respondió para el Madrid, pero Neto no quiso ser menos que el arquero Belga.

El primer tiempo terminó igualado y con una polémica que Koeman agendó y reclamó en el final del partido: Messi ingresó al área y Casemiro, en su afán por evitar lo que hubiera sido una clara oportunidad de gol, se arrojó y lo derribó, tocando la pelota y la pierna derecha del argentino. La jugada fue revisada en el VAR, pero el árbitro Juan Martínez Munuera continuó el juego y no cobró penal.

En el inicio del complemento, Barcelona salió con la determinación de ponerse por delante en el tanteador. Primero probó Ansu Fati, pero el remate se fue cerca del palo derecho de Courtois. Luego fue Coutinho, de cabeza y tras un centro de Fati, pero la pelota tampoco quiso entrar.

Y cuando el partido era un monólogo del dueño de casa, una infantil infracción de Lenglet -que tomó de la camiseta a Ramos dentro del área- apareció para torcer el rumbo. La jugada fue revisada en el VAR y a los 18 minutos Sergio Ramos cambió el penal por gol.

Nuevamente en desventaja, Barcelona quiso repetir lo hecho hasta el 1-2, pero el Real Madrid le cerró los caminos, no lo dejó llegar y comenzó a aprovechar los espacios que el equipo de Koeman le dejaba en el intento por llegar al empate. Allí se agigantó la figura de Neto, que con una doble tapada a Toni Kroos y otra a Ramos en un cabezazo a quemarropas mantenía a su equipo con vida.

En tiempo cumplido y con la defensa blaugrana completamente desarmada, Luka Modric (que había ingresado en reemplazo del lesionado Valverde) sacó a pasear a un ya vencido Neto y definió de forma exquisita para decretar el 3-1 del Real Madrid ante el Barcelona.

De ese modo, los de Zidane llegaron a 13 puntos y se ubican en lo más alto de la tabla. Además, toman la delantera en el historial ante el rival de toda la vida: 97 triunfos para el Real Madrid, 96 para Barcelona y 52 empates, sobre 245 enfrentamientos.

Messi, por su parte, no le convierte al Real desde la fecha 36 de la temporada 2017/18 (2-2 en el Camp Nou).

Por Leo Zaccaro.

ok
recibir noticias
Noticias gratis en tiempo real. Para recibirlas agendanos como DIARIO LA CIUDAD
A %d blogueros les gusta esto: