fbpx

Cómo nuestras decisiones también determinan nuestra salud

Cómo nuestras decisiones también determinan nuestra salud

Disfrutar la Navidad controlando la diabetes
Nueva dieta podría ser efectiva contra un tipo de diabetes

Somos lo que comemos, dice un viejo adagio popular, pero también lo que hacemos y por lo tanto nuestras decisiones, y en cierta manera los especialistas en nutrición y salud están de acuerdo, y es que una dieta y hábitos saludables nos ayuda a mantener un peso adecuado, reducir el colesterol, prevenir afecciones de salud como la diabetes, las enfermedades cardíacas y el cáncer, además de ayudarnos a mantener nuestro cuerpo y hasta nuestro ánimo en óptimas condiciones.

Aunque no se trata de una receta idéntica para todos, debido a que cada quien tiene diferentes necesidades de calorías según la edad, género y nivel de actividad, sí hay consejos que pueden guiarte hacia una dieta más saludable.

En general, además de consultar a un nutricionista, elegir ciertos hábitos alimenticios y cambiar algunas de nuestras rutinas, entre ellas hacer más ejercicio, dejar de fumar y evitar la ingesta de alcohol, ya son un gran paso para mejorar nuestra salud, porque como explica familydoctor.org : “estar sano es más que una dieta, es un estilo de vida”.

Por eso, se recomienda combinar el consumo de alimentos saludables con el ejercicio regular y “hábitos inteligentes”. Los adultos deben hacer por lo menos 150 minutos de ejercicio moderado por semana, mientras que los niños y adolescentes deben realizar al menos 60 minutos de ejercicio por día.

Aconseja también el portal especializado en salud, elegir alimentos de los cinco grupos y atender las siguientes pautas para mejorar nuestra dieta:

Granos

Priorizar productos que contengan granos integrales como primer ingrediente, como el pan o la harina integral. Los granos enteros tienen un bajo contenido de grasa y un alto contenido de fibra. También contienen carbohidratos complejos que le ayudan a sentirse satisfecho por más tiempo y evitan que coma en exceso. Evite los productos que dicen “enriquecido” o que contienen otros tipos de granos o harinas. No tienen los mismos nutrientes.

Frutas y Verduras

Las frutas y verduras son naturalmente bajas en grasa y proporcionan sabor y variedad a su dieta. También contienen la fibra, las vitaminas y los minerales necesarios. Trate de no añadir grasas innecesarias a las verduras y las frutas. Esto significa evitar la margarina, la mantequilla, la mayonesa y la crema agria. En su lugar puede utilizar yogur, aceites saludables o hierbas para sazonar.

Proteína

En cuanto a la carne de res, cerdo, ternera y cordero, seleccione carnes magras bajas en grasa. Quite la grasa externa antes de cocinarla y la interna, que se pueda separar, antes de comerlo. Utilice hierbas, especias, adobos y marinadas con bajo contenido de sodio pasa sazonar la carne.

Hornear, asar a la parrilla, grillar, y asar a las brasas son las formas más saludables de preparar estas carnes. Los cortes magros pueden cocerse en una cacerola o saltearse. Utilice una sartén antiadherente o rocío vegetal en lugar de mantequilla o margarina. Evite servir las proteínas con salsas y aderezos con alto contenido graso.

De las aves de corral, las pechugas de pollo son una buena opción ya que contienen poca grasa y muchas proteínas. Retire la piel y la grasa visible antes de cocinar. Hornear, asar a la parrilla, grillar y asar a las brasas son las formas más saludables de preparar las aves de corral. Las aves sin piel se pueden hacer a la plancha o salteadas. Utilice una sartén antiadherente o aceite en aerosol en lugar de mantequilla o margarina.

Pescado

La mayoría de los mariscos tienen muchas grasas poliinsaturadas saludables. Los ácidos grasos omega-3 también se encuentran en algunos pescados, como el salmón y la trucha de agua fría. Trate de comer pescados y mariscos dos veces por semana. El pescado fresco debe tener un color claro, un olor limpio y una carne firme y elástica. Si el pescado fresco de buena calidad no está disponible, compre pescado congelado. Para preparar el pescado, puede hervirlo, hacerlo al vapor, hornearlo, asarlo o grillarlo.

Proteínas no cárnicas

Las opciones no cárnicas incluyen frijoles, guisantes y lentejas. Ofrecen proteína y fibra sin el colesterol y la grasa de las carnes. Estos son alimentos básicos para las personas que son vegetarianas o veganas. Puede cambiar los frijoles por carne en recetas como lasaña o chile.

Lácteos

Elija leche descremada o no láctea, como la leche de soja, arroz o almendras. Pruebe usar quesos con bajo contenido graso o parcialmente descremados en las recetas. La ricota descremada puede sustituir al queso crema en un bagel o en una salsa de verduras. Use requesón al 1 % para las ensaladas y para cocinar. El queso de hebra es una opción de bocadillo con alto contenido de calcio y bajo en grasa.

Grasas, aceites y dulces

Demasiados alimentos altos en grasa añaden un exceso de calorías a su dieta. Esto puede conducir al aumento de peso y la obesidad, o aumentar el riesgo de tener ciertos problemas. Las enfermedades cardíacas, la diabetes, algunos tipos de cáncer y la osteoartritis se han relacionado con las dietas altas en grasa. Si usted consume grandes cantidades de grasas saturadas y trans, es más propenso a desarrollar colesterol alto y enfermedad coronaria.

 

ok
recibir noticias
Noticias gratis en tiempo real. Para recibirlas agendanos como DIARIO LA CIUDAD
A %d blogueros les gusta esto: