fbpx

Salud psicofísica en pandemia: ¿Qué hacer desde casa?

Salud psicofísica en pandemia: ¿Qué hacer desde casa?

La OMS se pronunció sobre brote de hantavirus en Argentina
Edificios de altura en Ituzaingó: falta de control en las normas de seguridad contra incendios y nula prevención

El pasado 10 de octubre se conmemoró el Día Internacional de la Salud Mental y el 13 de octubre fue el Día del Psicólogo, por lo cual es oportuno recordar que la salud mental es tan importante como la salud física –aunque suele quedar en segundo plano-, sobre todo en el contexto actual, en el cual el aislamiento social nos ha enfrentado a nuevas rutinas y quizás también a conflictos internos que no son tan nuevos pero sí más evidentes.

Las consecuencias del confinamiento en la psique han sido las más variadas, en particular existe el miedo al aumento de la agorafobia (miedo a los lugares abiertos), claustrofobia (miedo a los lugares cerrados), demofobia (miedo a las multitudes), haptefobia (miedo al contacto físico) y anuptafobia (miedo a quedarse soltero).

Por esto, queremos compartirte algunos consejos elaborados por los expertos de Mundopsicologos.com y publicado por infosaludo.com, que pueden ayudar a sentirse mejor desde el punto de vista psicofísico, tomando algunas previsiones y cambios de rutina.

TIPS PARA CUIDAR DE UNO MISMO

Salud psicofísica en pandemia: ¿Qué hacer desde casa? 1

Duerme. Descansar adecuadamente y las horas adecuadas es fundamental para recuperar energías y permitir que el cerebro realice correctamente sus funciones.

Come sano. Seguir una dieta equilibrada y no saltarse comidas es muy importante para tener toda la ingesta nutricional necesaria para mantenerse sano.

Desconecta el móvil. Aprender a distanciarte de tu móvil te ayuda a recuperar el contacto contigo mismo, apartado de continuos estímulos externos.

Manteen vivas las relaciones. La relación con los seres queridos es buena para la salud, estar con los demás y compartir alegrías y tristezas ayuda a reducir las ansiedades y preocupaciones, experimentar emociones positivas y construir relaciones de confianza mutua.

Visita lugares hermosos (cercanos). La belleza, es bien sabido, es buena para la mente. Caminar en medio de la naturaleza o admirar una ciudad llena de arte infunde una sensación de profundo bienestar. Por ahora, recuerda evitar dentro de las posibilidades tomar el transporte público, así que piensa en parques o lugares hermosos y al aire libre cercanos.

Toma un descanso. Decir basta y detenerse, aprender a comprender cuando se ha llegado al límite, es muy útil para no llegar a niveles de estrés excesivos, que son difíciles de remediar.

Practica deporte. El movimiento pone en marcha la producción de endorfinas y serotonina, neurotransmisores que, si se liberan en las cantidades adecuadas, producen estados de bienestar.

Practica disciplinas relajantes. La meditación y el yoga son un excelente ejercicio para recuperar la respiración correcta y con ella la armonía interior.

Positividad. Sonreír y afrontar los días con positividad es el primer paso para prepararnos para recibir algo bonito. El mal genio y el pesimismo son enemigos declarados de la felicidad.

No te enfades. En la mayoría de los casos, enojarse es inútil. Sí a los arrebatos para no guardarlo todo dentro, pero no a los nervios de punta y la rabia injustificada: los efectos de estos arrebatos repercuten ante todo en uno mismo.

Perdona. Aprender a perdonar, a no guardar rencor, es muy útil para aligerar los pensamientos. Aprende a pasar página y seguir adelante en lugar de cavilar sobre el pasado.

Sé agradecido. Tomar conciencia de lo que tienes, de lo que has hecho hasta ahora, en lugar de enfocarte siempre en lo que aún no se ha logrado, es fundamental para desarrollar una actitud optimista y agradecida ante la vida.

Ayuda al prójimo. Aprende a mirar más allá y a date cuenta de que en el mundo hay innumerables personas que necesitan ayuda. Se puede hacer mucho por los demás, empezando por los pequeños gestos de nuestro día a día.

No pospongas las cosas. Aplazar constantemente nos hace sentir abrumados por los eventos y sin el control de nuestra vida. ¡Dejemos de procrastinar y actuemos! Solo así las cosas empezarán a cambiar, positivamente.

Esto consejos pueden ayudarte a liberar la tensión, a relajarte y a pensar más claramente, pero recuerda que si sientes algún malestar de manera muy prolongada o simplemente sientes necesidad de hablar con un profesional, acude a algún servicio de salud o profesional de la salud mental, que son quienes podrán ayudarte.

ok
recibir noticias
Noticias gratis en tiempo real. Para recibirlas agendanos como DIARIO LA CIUDAD
A %d blogueros les gusta esto: